Select Page

Pensar Educativo: Los cambios curriculares en el nivel de educación media

Pensar Educativo: Los cambios curriculares en el nivel de educación media
Por: Nancy Barreto de Ramírez.

Desde hace décadas ha sido un clamor generalizado en nuestro país la necesidad de transformar la formación que reciben los estudiantes de educación media, pues sin duda se ha convertido en uno de los niveles educativos con mayores exigencias de cambio en diferentes aspectos, uno de ellos, el curricular. Para atender a tal expectativa se han promovido varios intentos y más recientemente el Ministerio del Poder Popular para la Educación (2015) presentó el documento que sistematiza las propuestas curriculares orientadas a lograr tal reforma, la cual contiene una fundamentación desde el punto de vista teórico y conceptual atenida a las demandas en esta materia. En el citado documento se concibe al cambio curricular, así:

Cuando se habla de cambio curricular están involucrados los propósitos, conceptos y enfoques de la educación, las maneras de entender y valorar las prácticas educativas, los materiales y recursos para los aprendizajes, las relaciones entre quienes conviven en el liceo, la formación y las condiciones de trabajo de las y los docentes, la organización del plantel, el clima escolar, la organización de las rutinas de trabajo dentro de los planteles, sus relaciones con la comunidad, las propias condiciones físicas de la escuela, entre otros aspectos” (p.4).

Ciertamente una iniciativa curricular implica todos estos elementos pues conforman el engranaje necesario para acometer un proyecto educativo nacional, en este caso se sustenta en algunos antecedentes que van desde la Constituyente Educativa en 1999, pasando por la creación de liceos bolivarianos, escuelas técnicas Robinsonianas y Zamoranas, hasta llegar a los cursos de formación de docentes de 300 horas para la aplicación de la metodología de proyectos integrales comunitarios, todo ello dirigido a “crear una nueva cultura escolar y acabar con las prácticas tradicionales” según lo expresa el citado documento.

No obstante, la realidad educativa de este nivel constatada con las cifras de informes como el de Bravo Jáuregui (2015 y avance 2017) en la línea de investigación Memoria Educativa Venezolana de la UCV, evidencia en cuanto al ciclo de crecimiento del sistema, que desde 2003 y con énfasis a partir de 2007, existe una manifiesta recesión y depresión, dado que disminuyó la atención educativa y el Estado “hace muy poco o nada para superarlo”. Por otra parte, factores como: las condiciones físicas de las instituciones que sufren cada vez más el deterioro progresivo, las diferentes, controvertidas o improvisadas instrucciones y normativas emanadas para el quehacer administrativo y docente, los procesos orientados al mejoramiento académico del docente, el sistema de evaluación de los estudiantes y el clima escolar, entre otros, constituyen situaciones que se han venido agudizando y que no se superarán fácilmente, a menos que se diseñen políticas públicas orientadas al logro de una comprensión integral e integradora del sistema que procure la calidad en la formación.

En este sentido, el nivel de educación media, por constituir un período de formación en el cual los jóvenes se encuentran en pleno desarrollo físico, mental y emocional; constituye el espacio

escolar indispensable para adquirir la cultura general que permitirá el acceso a la educación superior o la capacitación para el empleo en el sector productivo, de allí que, si queremos una población formada para asumir los retos que la sociedad plantea, las condiciones mínimas deseables son imposibles de soslayar.

Aunado a estos hechos, en el presente año escolar, se iniciaron nuevos cambios en el currículo sin tener conocimiento de algún resultado sostenible sobre el implantado desde 2015 y sin informes de evaluación que los soporte, volviendo a la concepción de asignaturas del antiguo currículo, obviando otros contenidos que seguramente serán vitales en el proceso formativo e incorporando una carga sustantiva de temas relativos a desarrollar una nueva cultura política fundamentada en la participación protagónica y el fortalecimiento del Poder Popular, en la democratización del saber y en la promoción de la escuela como espacio de formación de ciudadanía y de participación comunitaria, para la reconstrucción del espíritu público en los nuevos republicanos y en las nuevas republicanas con profunda conciencia del deber social(p.25).

En el IV Encuentro Educación de Calidad … realizado en septiembre 2017 en la UCAB, entre las reflexiones de los ponentes se puso en evidencia la improvisación y discrecionalidad en el diseño de la nueva propuesta curricular para la educación básica y media, así como el peligro latente de que con esta propuesta se disipen valores como el rigor, la disciplina y el esfuerzo, ineludibles en la formación de la personalidad del educando.

Este ir y venir en la planificación curricular trastoca cualquier intento de asumir el currículo como un espacio de investigación y de acción, afectando gravemente la cotidianidad escolar y la proyección en el tiempo de las mejoras que puedan suscitarse; por lo que este nivel demanda, en consecuencia, mayor claridad de fines, propósitos y la toma de decisiones curriculares en manos de especialistas conocedores de la extensión, complejidad y especificidad de los mecanismos académicos socializadores de la escuela, siendo prioritario atender los problemas de manera puntual, asertiva y progresiva, resolver las profundas limitaciones que presenta el sistema y acometer los cambios a partir de procesos descentralizados y autónomos, a modo de compensar en la práctica las desigualdades, atender la diversidad y sustituir la lógica de la homogeneidad por la del contraste abierto de pareceres, es decir, vivir la escuela en forma democrática a objeto de alcanzar progresivamente resultados que favorezcan los índices educacionales de la actualidad. Las reformas curriculares por si solas no resolverán la crisis de este nivel educativo, se requieren políticas y planes de acción creíbles, sostenibles, que independientemente de los eventos políticos conlleven procesos de construcción, implantación y seguimiento curricular sostenidos en el tiempo, propicien la transformación de la cultura escolar y contribuyan a la innovación armónica de este nivel.

Correo electrónico: nancybarretoder@gmail.com

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones

Vídeos Recientes

Cargando...