Select Page

(Opinión) Los corruptos cooperantes. Por Tony Rivera Chávez

(Opinión) Los corruptos cooperantes. Por Tony Rivera Chávez

Caracas, 9 de diciembre de 2018.

Por: Tony Rivera Chávez*

@otelo_calas1 

Uno de los estratos mas insensibles a la hora de considerar la política como instrumento de cambio lo representa ese factor (-) conocido y poco combatido en sus raíces como es el de los corruptos que no dejan de ser una enfermedad-vicio que alimenta los peores problemas de nuestras estructurales sociales para impedir sistemas realmente positivos para todos.

El grupo de los aprovechadores con hipócrita inclinación hacia lo justo en realidad lo que persigue es su propio bienestar, razón por la cual ha estado parasitariamente ubicado desde siempre en ese trajinar hacia el logro de posiciones para el disfrute del deporte nacional donde los valores ciudadanos y la auto-estima  son de carácter flexible y para nada piezas rígidas  para el desarrollo de la valentía,la honestidad y la defensa  del bienestar colectivo.

Hemos visto como esa masa se desplaza con un vaivén oportunista arrimándose a la fuerza del Poder para respaldado en ese afán de cubrir necesidades materiales sin criticas al método de quien gobierna  pero si ante cualquier opositor que amenace su comodidad  e intereses. No solo el conocido “salto de talanquera” sirve para observar  como el hombre negocia sus miserias sino que aun en los propios lugares familiares como un condominio  es lugar donde se genera ese rito a lo falso y transitorio cuando son los mas activos para dirigir el contexto comunitario quienes esconden  sus ambiciones por llegar donde “haiga”para recordarnos que los corruptos están en todas partes y es parte de ese eterno Homus Corruptus  capaz de disfrazarse de cualquier cosa para lograr el contincoleo.

En una sociedad cómplice, cobarde y alcahueta el depravado no es mal visto porque en el fondo es un héroe de estos tiempos donde por efecto de una Renta Petrolera abundante  capaz de regarle de “excrementos del Diablo”al espíritu de cualquiera para la distorsión de los principios básicos hacia una sociedad sana, rígida y orientada hacia los valores del trabajo creador. Aquí cualquier servicio al publico es considerado “mal pagado”y desde esta “justa”aplicación de la igualdad  al “pobrecito” trabajador se le compensa el esfuerzo “desinteresado”desde la facilidad para el robo, el despilfarro y la malversación. Ni en el organismo publico, ni en el condominio y ni tan siquiera en el servicio parroquial se recuerda salvo casos  de interés político o de grupos (“quitate tu para ponerme Yo”) el juicio o auditoria al ladrón en el ejercicio  de sus funciones y casi siempre de ocurrir  se da luego de que el pillo  esta lejos de la fuente de Ingresos “extras”. Más bien cuando se trata de ese salir del estorbo los denunciantes no llevan la intención del buen ciudadano sino todo lo contrario porque en cualquier caso no hay promesas al Señor de las Alturas si no al propio bolsillo.

Aún en estos tiempos de crisis la conducta de estos cooperantes no sufre variaciones y por el contrario ahora en una emergencia “emocional”se refuerza la intención de medrar sobre la honestidad para el asalto a la alcancía del Santo, el fondo comunitario, la caja CLAP, la necesidad de efectivo en moneda extranjera o cualquier trampa que permita seguir en esa vida que permite la ausencia de valores ciudadanos convertidos en estorbos para la consecución  del privilegio del buen vivir en el lodazal de la propia conciencia “desbaratada”desde la destrucción familiar, el marginalismo cultural o el rechazo a la moral y las buenas costumbres.

Se sigue a su vez el patrón del egoísmo y el egocentrismo lo cual requiere apartarse de la critica o de la masa de los trabajadores para seguir atado en cuerpo y alma al Diablo del Poder  mientras corrompen el sistema como forma  de justificar la existencia donde lo más relevante de sus hábitos es la cobardía y la flojera ante la vida.

Así mismo como apoyo de estas conductas malsanas del “corrupto feliz” tenemos que a pesar de todos los males que provoca no se ha llegado al repudio del mismo  sino que  siguen beligerantes y hasta tienen sus admiradores  por vivarachos, enchufados o delincuentes casi que súper héroes en tiempos de Hyper miserias. Es obvio que se requiere de una “revolución”que abarque a este ejercito de complacidos que desde el miedo le dan aliento  para el vuelo a quienes en cualquier Sistema no son otra cosa que activistas para el daño social.

El cambio debe empezar por la depuración de los propios sentimientos y ponerle seriedad en toda actividad en esa acción necesaria y nunca suficiente para limpiar el camino para transitar hacia una sociedad democrática,justa y de valores positivos. Y por encima de todo identificar al corrupto como un enemigo.

* Economista egresado de la UCV – año 1.972  

Correos electrónicos: profetanoskagamus@yahoo.com / guaripeterojo@outlook.com 

Puede leer otras publicaciones de Tony Rivera Chávez haciendo clic aquí


             Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte                                 Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones