Inicio Opinión [Infidelidad Política] Los sobrinos de Maduro ¿Guardarán fidelidad a su tío? Por Javier Vivas Santana

[Infidelidad Política] Los sobrinos de Maduro ¿Guardarán fidelidad a su tío? Por Javier Vivas Santana

Por Javier Vivas Santana
73 Lecturas
Javier Vivas Santana - el país entra en cuenta regresiva

Artículo escrito en exclusiva para PuntodeCorte.com

Por: Javier Vivas Santana

@jvivassantana

Es curioso que siendo en realidad sus sobrinos políticos, o sea, los sobrinos consanguíneos de Cilia Flores, estos sean individuos quienes más daños estén haciendo a Nicolás Maduro desde el punto de vista de delitos vinculados con narcotráfico, así como de tráfico de influencia y corrupción tanto en la Petróleos de Venezuela (Pdvsa), como desde la Tesorería Nacional.

Efraín Campo Flores el día de su fastuosa boda con Jessair Rodríguez en los salones del Hotel JW Marriot

Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores, mejor conocidos como los narcosobrinos son parte de una red internacional del tráfico de drogas que no pocos la asocian con el llamado Cártel de Los Soles – sobre el cual algunos señalan es controlado por Diosdado Cabello. El primero de ellos se dice que es, o era por su actual condición de presidiario, directivo en el contexto la empresa de transportes Herfra con sede en Panamá, mientras el segundo se decía que tenía una fuerte ocupación en los espacios aeronáuticos del país, es decir, los aeropuertos como centro de las actividades ilícitas que estaba llevando a cabo, para lo cual era obvio que necesitaba una suerte de salvoconducto sin que fuese objeto de requisa o revisión de las actividades aeroportuarias o militares al momento de efectuar sus “despegues”.

Por supuesto, que la vida de ambos siempre estuvo llena de excentricidades, derroches y lujos, en donde ambos tenían el poder adquisitivo de realizar suntuosas bodas o contratar famosos artistas con show personales que eran llevados en sus aviones de lujos, hasta los más exclusivos sitios del país en Canaima, isla de Margarita, o La Orchila.

Pasaporte Diplomático de Franqui Francisco Flores reseñado por la DEA

Lamentablemente, para ellos hacia finales de 2015, en una de sus escalas de “trabajo”, fueron apresados en Haití, un país que se supone es aliado del madurismo, pues fue allí precisamente en donde se generó un inmenso escándalo que los hizo ser reconocidos en el ámbito internacional como los “narcosobrinos” por sus vínculos con la pareja presidencial venezolana, y en cuya aprehensión llevada a cabo entre organismos antidrogas de ese país y de los Estados Unidos, no sólo fue descubierto un importante alijo de cocaína, sino que desde ese entonces ambos pagan condenan en el odiado “Imperio” al cual solían llevar sus cargamentos blancos, y están enfrentando condenas de 18 años por narcotráfico. Para mayores detalles en tal detención, no podemos obviar que los sobrinos de Maduro, portaban pasaportes diplomáticos, sin ni siquiera tener a sus consortes asociadas en representación de Venezuela en embajadas o consulados, lo cual también deja en evidencia los privilegios que se han construido en el ámbito de una muy bien definida como burguesía revolucionaria por parte del ideólogo Wilmar Castro Soteldo.

Ahora bien, como si el escándalo de narcotráfico fuera poco, ahora surge en las propias investigaciones del país norteamericano, un nuevo hecho de corrupción que vincula al gobierno de Nicolás Maduro y su denominada “primera combatiente”, cuando el banquero alemán Matías Krull, desde los espacios del imperio confiesa la legitimación de capitales de Pdvsa en la institución financiera que estaba bajo su control, o sea el saqueo a la nación, en la cual está vinculado el sobrino de Cilia Flores, Erik Malpica Flores, cuando  siendo vicepresidente de finanzas de Pdvsa, y en este momento casualmente ejerciendo la tesorería de la nación, fueron los canales abiertos y expeditos para autorizar las sendas fugas de capitales que se hicieron contra los venezolanos.

En consecuencia, ahora entendemos parte de los titulares del diario madurista Últimas Noticias cuando decían que eran un «éxito» las giras petroleras de Nicolás Maduro. Y es que por lo menos resulta demostrable, que unos pocos eran los privilegiados de tales negociaciones petroleras, aunque en la praxis,el pueblo terminara siendo el más perjudicado.

Ante semejante realidad, bien decían en nuestros pueblos del interior: “Si así es el camino, cómo será la montaña”. Verbigracia, si los sobrinos de la pareja presidencial, cuya educación estuvo fundamentada en los consejos y ejemplos que les dieron quienes hoy detentan lo más alto del poder político en Venezuela, y el resultado de dos de ellos es pagar condena por tráfico de drogas, mientras el que aún se encuentra en libertad, está siendo acusado de desviar y malversar recursos que le pertenecían a la estatal petrolera ¿Cuántos hechos estarán pendientes de investigación en ese entorno presidencial que están siendo ignorados u omitidos por los responsables en realizar las respectivas investigaciones?

Aquí no hay que llamarse a engaño. Ya la infidelidad de los sobrinos de la pareja presidencial es evidente, y no puede ser ocultada. Sólo es cuestión de tiempo para saber si están dispuestos a“suicidarse”, o por el contrario, ver si terminan echando el cuento completo del cómo fueron semejantes fidelidades a sus tíos, o si terminarán confesando los detalles de tanta infidelidad, que no sólo sería política, sino también de complementación jurídica.

Puede leer otras publicaciones de Javier Vivas Santana haciendo clic aquí


            Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte                                 Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram

Artículos Relacionados