Select Page

[Infidelidad Política] El madurismo sólo se queda con el apoyo de China y Rusia. Por Javier Vivas Santana

[Infidelidad Política] El madurismo sólo se queda con el apoyo de China y Rusia. Por Javier Vivas Santana

Artículo escrito en exclusiva para PuntodeCorte.com

Por: Javier Vivas Santana

@jvivassantana

¿Piensa el madurismo qué podrá sobrevivir políticamente con una terrible crisis económica, cuyos únicos apoyos sustentados en China y Rusia sólo se limitan al área petrolera y minera? ¿Acaso Nicolás Maduro y su claque consideran que es suficiente recibir una migajas financieras, mientras la industria petrolera continúa en picada, y tratan por todos los medios de seguir explotando al pueblo con medidas impositivas y un aumento en los precios de la gasolina hasta niveles internacionales para tapar el enorme hueco fiscal?

Si el madurismo lograra responder esas dos interrogantes con sólidos argumentos políticos, económicos y sociales, no tendríamos necesidad ni siquiera de imaginar el colapso final del gobierno en términos de su propia estabilidad. Sería un contrasentido jugar a la salida del actual régimen, si un hecho de esa naturaleza fuera en contra del progreso económico y social de la población. Lamentablemente, ha ocurrido todo lo contrario. El madurismo se ha convertido en un obstáculo para el desarrollo del país, y aunque esa verdad la conocen tanto chinos como rusos, estos por razones de una arcaica ideología, piensan que mientras el actual presidente siga gobernando a Venezuela, habrá un supuesto equilibrio geopolítico en relación con los Estados Unidos.

Rusia y China están equivocados. Y la razón principal está en que cada día que transcurre Maduro en el poder, va quedando más aislada en el contexto internacional, en especial en América Latina. Que hoy, en el llamado Grupo de Lima, la Organización de Estados Americanos (OEA) y hasta en la Asamblea de la Organización de la Naciones Unidas (ONU), Venezuela sea ampliamente criticada y condenada por sus formas de gobernar, y sus neototalitarias acciones políticas que han desembocado en una terrible crisis económica, que a su vez ha generado una constante emigración que promedia unos 5 mil connacionales por día, no puede ser visto como una simple “campaña mediática”.

Una situación de tal magnitud emigratoria para Venezuela, e inmigratoria para otras naciones como Colombia y Brasil,  al ser éstas las naciones más vecinas de nuestro país en lo geográfico, ha tenido además como contraparte que en la nación neogranadina Iván Duque se haya alzado con la presidencia, mientras que en el país de la samba, los famosos carnavales y el fútbol, Jair Bolsonaro prácticamente sea el virtual presidente en una segunda vuelta, pero además que ambos líderes políticos pertenezcan a la llamada derecha, aunado con lo que ocurre en ese plano en Argentina, Chile, Paraguay, Perú, y el distanciamiento ideológico de Ecuador, y lentamente de Uruguay, pues presagian que las relaciones diplomáticas para el madurismo cada vez serán más complicadas en la región, lo cual generará más rechazo sobre el madurismo no sólo de los gobiernos, sino de los pueblos, y esa es la razón, por la cual la izquierda está cada vez más desacreditada en América Latina.

Si el madurismo pretende sobrevivir a esta debacle política aunado con la destrucción de la industria petrolera, el colapso de la economía, la hiperinflación, los pésimos servicios públicos, el desborde de la criminalidad, la nula respuesta de las instituciones, pues gobernar de esa manera sin que haya aumento en el número de protestas, veremos cómo escribiremos esa parte de la historia.

El madurismo se aferra a chinos y rusos para sobrevivir políticamente ¿Hasta dónde llegará la fidelidad política de estos socios mientras se derrumba el desarrollo humano en Venezuela?  ¿Están seguros los sistemas de inteligencia de esas distantes naciones en que Maduro podrá resistir cualquier alteración política ante el desastre económico y social?  

¿Podrá el madurismo sólo pagando con envíos de crudo a China mantenerse a flote en lo económico, máxime cuando Petróleos de Venezuela (Pdvsa) no sólo continúa disminuyendo su producción, sino que nuestro país deja de percibir ingresos en moneda extranjera? ¿Terminarán los chinos y rusos aceptando al madurismo en pago en “petros” para consolidar su fidelidad política e ideológica? Habrá que ver el cómo la historia nos relatará el porvenir.

Puede leer otras publicaciones de Javier Vivas Santana haciendo clic aquí


                   Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte                                                    Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones