Artículo exclusivo para Puntodecorte.com

Caracas, 23 de abril de 2018/.-

Por: Enrique Ochoa Antich

@eochoa_antich 

Reproduzco con orgullo este Manifiesto, presentado ante su primer encuentro nacional:

En una Venezuela sumida por el desaliento y la desesperanza, que observa a un gobierno que destruye al país y a una oposición extremista que se destruye a sí misma, el Voluntariado con Falcón asume desde el fondo de su alma un compromiso: convertir la postración en movilización, la rabia en lucha, la abstención en voto, y la derrota en victoria.

Este país que se nos deshace entre la manos, convertido por los extremos políticos durante 20 largos años en un campo de batalla, y que como todo campo de batalla está devastado, no merece que el presidente del hambre siga un día más en el ejercicio del poder. ¡50.000 niños menores de un año han fallecido debido a falta de medicinas o de atención médica adecuada frente a enfermedades, muchas de las cuales tienen su origen en el hambre! Esta realidad clama nuestra conciencia. Y es una sola entre miles de tragedias semejantes. ¿Podemos abstenernos de luchar frente a esta verdadera catástrofe nacional? El Voluntariado dice como el poeta, desde el corazón del corazón: ¡No! Esto no puede seguir así. ¡Ya basta! No más hambre. No más destrucción. No más corrupción. No más violencia. Los venezolanos no nos abstendremos de luchar. Votaremos y comenzaremos el 21 de mayo la enorme, histórica y hermosa tarea de transformar a Venezuela.

Desde las costas de Macuro hasta los páramos andinos, desde el Caroní hasta la sierra de Perijá, desde Catia hasta San Fernando de Atabapo, miles de voluntarios se incorporan a diario a esta gran contienda por el futuro de la nación. Reconciliaremos a los venezolanos para desde la unión construir la fuerza, como dice nuestro himno, la fuerza popular y democrática que haga posible la libertad y el progreso para todos. La unión nos dio la independencia en el siglo XIX. La unión nos dio la democracia en el siglo XX. La unión de este siglo habrá de darnos el desarrollo con justicia social para todos.

Los venezolanos queremos un cambio, para superar la pesadilla madurista. Pero queremos un cambio en paz. Parafraseando al Neruda de la guerra civil española, no queremos ver más sangre por las calles. Además sabemos que para que sea exitosa, la transición entre el autoritarismo y la democracia debe ser pacífica y negociada. Falcón es la promesa concreta hoy de ese Cambio en Paz.

Nadie debe faltar a esta cita histórica. Para que podamos ver a los ojos de nuestros hijos y a los ojos de los hijos de nuestros hijos, y podamos decirles que nunca nos rendimos, que siempre luchamos, los venezolanos debemos votar este 20 de mayo. En vez de sentir luego la culpa inútil de no haberlo hecho, asumamos hoy la responsabilidad de participar y votar. Si votamos, ganamos.

El Voluntariado les da la bienvenida a los miles y miles de adecos, justicieros, vepeístas, y neotempistas que por esta vía se suman en todas partes a la campaña. Y a la MUD y sus voceros, con los que tantas luchas hemos compartido, les decimos: atrévanse, sorprendan al adversario común que es la proto-dictadura madurista y no Falcón, y digan como Páez en las Queseras del Medio: “¡Vuelvan caras!”. Juntos venceremos y transformaremos a Venezuela.

La alternativa en esta hora histórica no es entre dos hombres: la ruda encrucijada que puede definir nuestro futuro por muchos años es entre democracia y dictadura, entre atraso y progreso, entre civilización y barbarie.

Aquí está el Voluntariado con Falcón, dispuesto a la lucha. Vamos a conseguir los votos para ganar y vamos a defender mesa por mesa la voluntad del pueblo. Y con ella y con el favor del Dios de nuestros padres, abriremos de par en par las puertas del futuro para hacer de Venezuela por siempre y para siempre un recinto sagrado para la felicidad y la libertad, la igualdad y la dicha.

Vea otros artículos sobre el autor aquí en punto de corte.