Select Page

María Margarita Galindo: ¿Para qué sirve la educación?

María Margarita Galindo: ¿Para qué sirve la educación?

¿Para qué sirve la educación? Creo que hoy todos los ciudadanos debemos hacernos esta interesante interrogante, la cual debe dar pie a la reflexión sobre nuestro sistema educativo. Ante ello, ¿conoce usted: padre, madre o representante, qué aprenden sus hijos en la escuela? ¿Considera que la escuela es sólo para “aprender” a leer y escribir, así como generar algunos conocimientos “básicos”? Si su respuesta es positiva, pues como docente les digo que nuestro sistema educativo ha “fracasado”, porque la educación no puede continuar siendo un simple centro para impartir lo que un currículo establece como “principios” básicos del saber, máxime cuando nuestros estudiantes no están siendo formados como ciudadanos, y menos como seres humanos con amplias potencialidades para el quehacer social y el desarrollo integral de la nación.

Desde esta perspectiva, cuando un ser humano ha logrado activar al máximo sus procesos mentales; la crítica, la reflexión, el análisis, la síntesis, entre otros, podrá ser un ciudadano libre, autónomo y productivo. Caso contrario, nuestra sistema educativo estará muy distante de ser exitoso. De nada le sirve a una sociedad personas improductivas, repetidoras de los que otros dicen, sin sentido común. Simón Bolívar dijo: “Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción”. En este sencillo pensamiento y reflexionar de nuestro Libertador esta contenida la verdad de la educación, cuando la educación no es capaz de formar ciudadanos pensantes desde el rigor de la crítica, la pertenencia, la reflexión entonces tenemos un pueblo ignorante, sumiso que no se conoce y, por ende, no contribuye con una sociedad productiva y desarrollada.

Ahora bien, ¿quién tiene la culpa? Es la típica búsqueda que hace el ciudadano común en sus esquemas de no asumir responsabilidades. Desde mi perspectiva, el problema no es buscar culpables. El problema es no acudir a la solución. Y entonces, ¿cuál es la solución? La solución es otorgar el verdadero valor a la educación desde todos los niveles del Estado y la sociedad, vistos ambos como un eje integrado. Es decir, cuando logremos comprender que la educación representa el pilar de progreso de una nación, y que por ello constituye la base de formación científica y tecnológica del país, avanzaremos hacia un verdadero desarrollo.

En este orden, la educación debería ser la herramienta fundamental y consentida del Estado y la sociedad como un todo, pues ella envuelve el secreto del perfeccionamiento en el ámbito de la permanente superación individual y colectiva que implica un mejor nivel y calidad de vida para todos en equidad.

Necesitamos verdaderamente el cambio y la transformación de nuestra Educación. Ello significa asumirla desde su verdadero valor, razón por la cual no podemos obviar la formación y evolución de un docente convertido en un maestro de aula tradicional hasta un docente-investigador, que sea capaz de transformar su entorno a través de la producción de conocimiento. Es tiempo en este siglo XXI de asumir que necesitamos un nivel de vida motivador, una infraestructura apta para la enseñanza con servicios de calidad; pero también es urgente que la meritocracia regrese a nuestro sistema educativo como factor de heteroevaluación y clasificación profesional, conforme con las capacidades y trabajo de quien tiene como responsabilidad la generación tanto del conocimiento como de la formación humana.

Son estas y otras opciones que claman ser puestas en práctica como políticas públicas porque son en realidad las únicas líneas de acción que pueden emplazar al cambio y la transformación que se anhela desde el compromiso y la ética de un futuro mejor, por una mejor educación.

Por: María Margarita Galindo

Correo electrónico: mariagalindo2008@hotmail.com

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones

Vídeos Recientes

Cargando...