El experimentado economista nos comenta que la explicación es multicausal. No obedece sólo a variables económicas, aunque sean las principales. Hay variables Políticas, Sociales, Psicológicas y Especulativas, con presiones endógenas y exógenas.

El Gobierno es el principal responsable por insistir en políticas cambiaría, monetaria y fiscal equivocadas. Peca por acción y por omisión. La crisis sistémica de la sociedad agrava las expectativas negativas como lo son la Recesión, Inflación y Corrupción.

La Caída de producción y del petroprecio, reduce reservas internacionales. No generamos dólares para importar y pagar la deuda externa. El Banco Central es un apéndice del Gobierno. Todo esto crea desconfianza en el país y en su moneda. Cierran las empresas y se van los capitales financieros y humanos.

El control de cambios es un arma política. Su gestión no es transparente y es fuente de corrupción. La fluctuación del paralelo expresa la volatilidad de una economía, donde no existe libertad de mercado, ni una política económica coherente.