Caracas, 2 de marzo de 2019.- Ante evidentes consecuencias del cambio climático, México crea alimentos futuristas. Una fórmula que comprime nutrientes necesarios para la alimentación humana y que en el 2030 puede que se encuentren al alcance de todos los habitantes.

Algunos de estos alimentos poseen forma de pastillas, otros aparentan un delicioso bombón de chocolate. El aspecto no es precisamente apetitivo, pero en una posible crisis climática y alimentaria, la supervivencia se impone al placer y a la estética. Cada uno de estos alimentos posee en su composición ingredientes como mango, nopal, aguacate y avena.

La empresa encargada del desarrollo de estos productos alimenticios en México, es Quinasa, su director, Dimas Jiménez, quien se define a sí mismo como un visionario.

Aunque hay varias máquinas que sirven para transformar la materia prima en cápsulas portátiles, la más importante y la que más destaca de todas ellas, y lo hace por su carisma, es un encantador robot llamado Astron.

Este robot apareció en la mente de su excéntrico creador hace años, cuando empezó a atisbar los efectos del cambio climático.

“Los que quedemos vivos vamos a tener que sobrevivir, vamos a tener que comer. ¿Qué comida vamos a tener si no va a haber grandes sembradíos, si va a haber problemas en el campo, si va a haber problemas con el ganado?”, reflexiona Jiménez.

Algunas tabletas ya se comercializan en algunos lugares como Dubái, donde sirven para alimentar a los camellos, o Estados Unidos, donde se tiene intención de que alimenten a los transportistas que pasan largas horas en carretera.

Con información de EFE

Foto: Más Vale Saber

Lea también en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en 
TwitterFacebook Instagram