Caracas, 12 de mayo de 2019.

Por: Tony Rivera Chávez*

@otelo_calas1

Ahora cuando el desprestigio cunde desde la población hacia el estamento militar ante su indiferencia cuando se maltrata al pueblo, a la Patria y su soberanía, aceptando además la corrupción es bueno recordar que no siempre todo uniformado fue ajeno a las injusticias,los delitos fiscales y el maltrato a los trabajadores. Hago referencia a conocidos los cuales no ya presentes en su totalidad  en este plano terrenal  y otros vivitos y coleando seguramente están   rechazando este presente de traiciones ante la situación actual.

Desde joven conocí la presencia en familia de un militar que aún cuando estaba en la acera  de enfrente de mis ideas  (revolucionarias) siempre me hablo muy mal de los delatores, sapos y acusetas a los cuales les daba el calificativo de cobardes. Quizás era una posición machista nada oportunista lo que lo hacia de una sola pieza en el tema  aun ante las necesidades políticas para derrotar al enemigo. Criterio propio.

Luego, siendo responsable de la JC-Cumana  en tiempos de guerrillas en proceso y levantismo  estudiantil, en el Liceo Sucre, programamos una movilización contra el gobierno y la represión. En esos tiempos las brigadas armadas adecas se hacían presente con cabillas y machetes para atacar a los opositores y cuando pudo ocurrir una desgracia ya que desde los Servicios Portuarios se habían despachado este tipo de hordas, observamos, como una tanqueta de la GN se hacia presente a las puertas del Liceo para evitar el salvajismo de estos asalariados dispuestos para la violencia. En el vehículo militar se destacaba la figura del teniente Rodríguez que no era militante revolucionario, ni mucho menos pero poseía criterio propio para diferenciar lo justo de lo injusto.

En estos agitados años también hice amistad con un efectivo del Batallón de Infantería acantonado en la primogénita de apellidos Martínez Delgado si mal no recuerdo, quien se fue a las montañas ante las injusticias del sistema para hacerse guerrillero. A este lo volví a ver en los años noventa del siglo pasado y conversando con él, me dijo: “Al invadir a Venezuela los cubanos (se refería a Machurucuto) consideré algo inaceptable seguir en las montañas y baje de las guerrillas” Criterio propio.

De retorno a la racionalidad y luego de pasar por la UCV y ya graduado de Economista conocí al Coronel (GN) José del Pilar Barbella Ramos el cual fue un hombre que siendo subteniente apenas tomo terrenos arrebatados a la Patria y recuerdo en noches de farra cuando arribábamos a la cervecería La Apureña y las artistas en tarima  hacían una parodia de  una canción que decía “traigo polvos del camino”para prestigiarlo y convertirla en “traigo polvos de caminos extranjeros” y así homenajear a Barbella. Me contó alguna vez que su acción no solo se debió a una acción nacionalista sino también por la provocación y la burla de los soldados ocupantes de las tierras venezolanas. Criterio propio.

Mas cercanos aún en estos recuerdos esta Julio Bonett Salas, Capitán de artillería y quien siendo Cónsul  en Grecia dejo el cargo para participar  en el Carupanazo. El caso fue que habiendo sido marginado de mis funciones  en el Ministerio de Hacienda por manifestarme honesto activo (denunciante) me dio su apoyo y solidaridad siendo el Jefe de la División de Valoración Aduanera donde  libraba una batalla contra los activistas del contincoleo. Recuerdo que empresas transnacionales a la cual de cuando en vez inspeccionaba le hacían todo tipo de ofertas  para sacarlo de la Ley. Un  día llego de una de esas actividades echando candela pues al preguntar  por una Súper Nevera de Cuatro Puertas  le respondieron. “Deje su dirección y mañana la tiene en su casa”Criterio propio.

El último militar de honor fue un vecino el cual siendo teniente (Ej) pidió la baja y luego dirigió las protestas en la barriada. Hoy vive en España donde trabaja. Criterio propio.

Hago mención a estas relaciones porque la indignación le llega a cualquier venezolano cuando observa una especie de adoración  hacia un Tirano más obediente a los cubanos que a nuestra nacionalidad  y necesidades; pero que por efecto de poco criterio propio de los uniformados que lo apuntalan y bajo el privilegio de creerse dueños del destino-Nación han caído en la trampajaula de la destrucción de su vigencia histórica.

Razón por la cual la Patria carece hoy día de autonomía  de acción y sus defensores  más legítimos están atrapados en una especie de “fantasía guerrera” desde donde usando métodos rituales  como ese cruel y terrible de mostrarse triunfantes y felices luego de reprimir con furia  manifestaciones pacíficas  y crear muerte para el baile del Tirano, aceptándole, sus arengas y falsos llamados a defender la soberanía nacional.

Un guerrero patrio ante todo debe tener criterio propio para serlo.

* Economista egresado de la UCV – año 1.972  

Correos electrónicos: profetanoskagamus@yahoo.com / guaripeterojo@outlook.com

Puede leer otras publicaciones de Tony Rivera Chávez haciendo clic aquí


Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram