Inicio Opinión [Exclusiva PDC] Militares se resisten a reprimir manifestaciones mientras Padrino pierde liderazgo. Por Sebastiana Barráez

[Exclusiva PDC] Militares se resisten a reprimir manifestaciones mientras Padrino pierde liderazgo. Por Sebastiana Barráez

Por Sebastiana Barraez
172 Lecturas
militares Padrino López Bolton

Articulo exclusivo para PuntodeCorte.com

Por: Sebastiana Barráez

@SebastianaSin

Si observamos muchas de las imágenes y vídeos de las manifestaciones contra el Gobierno Nacional, ocurridas este 23 de enero 2019, veremos que los cuerpos de represión, en algunos estados como Táchira, exhibían a uniformados de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) y no de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). La respuesta a ello es que muchos uniformados se negaron a salir. Ya ni el ministro de la Defensa logra convencerlos.

Quedaron atrás aquellos días en que el general en Jefe del Ejército, quien llegó al alto cargo con una carrera militar impecable, manifestara algún deseo para que fuera considerado una orden.

El Gobierno no cuenta con la contundencia del poder de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) en los momentos en que más lo necesita. Más allá del apoyo del Alto Mando Militar, incluyendo el Alto Mando Militar Ampliado que además del Alto Mando que tiene 9 integrantes (Ministro, jefe Estratégico Operacional, Jefe del Estado Mayor de la Defensa, Inspector General y comandantes de los 4 componentes y de la Milicia) está integrado por los jefes de las Regiones Estratégicas de Defensa Integral (REDI), comandantes de las Zonas Operativas de Defensa Integral (ZODI) y los de las Áreas de Defensa Integral (ADI). Podemos resumir en que parte del generalato es quien se ha pronunciado en respaldo a Nicolás Maduro.

Pero la Fuerza Armada es mucho más que eso, es decir, la FANB es mucho más que sus generales, es el recurso humano que integra toda la estructura piramidal de la institución castrense, pero amalgamada en sus bases esenciales: subordinación, disciplina y obediencia.

Cuando la Fuerza Armada funciona como un todo, aunque el generalato sea el que percibe los mayores privilegios, se puede esperar una respuesta contundente, como la ocurrida el 4 de Febrero de 1992, cuando un grupo de comandantes liderizados por Hugo Chávez, intentaron un golpe de Estado, fracasando cuando recibió la respuesta de la institución Armada, tal y como ocurrió nueve meses después el 27 de Noviembre.

Esa Fuerza Armada es la misma qué reaccionó contra el golpe militar del 11 de Abril, en defensa de Hugo Chávez como presidente legal y legítimo.

Ahora bien, un hecho marcó a la Fuerza Armada, para llevarla a que hoy no se aventure a derrocar a Nicolás Maduro, pero tampoco a defender al Gobierno de turno, más allá del generalato: el llamado a la Asamblea Nacional Constituyente.

En junio 2017 la efervescencia era tal, al interior de la institución Armada, que lo manifestamos a través de varios artículos y entrevistas en diversos medios de comunicación nacionales e internacionales. Fue tal el nivel de rechazo entre la oficialidad, que dos integrantes, de los nueve del  Alto Mando lo expresaron internamente en la institución.

Nada sirvió. Ni Maduro ni Padrino López quisieron oír a la FANB. Solo se limitó a cambiar atropelladamente y antes de tiempo al Alto Mando Militar Ampliado, del que solo sobrevivió Padrino López como ministro, aunque fue sustituido como jefe del Comando Estratégico Operacional (CEIFANB).

Maduro logró imponer la Constituyente, pero a partir de ese momento se ha vivido el escenario más dramático en los cuarteles venezolanos. El proceso de deterioro de las bases de la FANB fue a paso agigantados.

Las manifestaciones de molestia y descontento crecieron aceleradamente. Solo en el 2018 fue detenido más de un centenar de oficiales acusados por instigación a la rebelión, traicion a la patria y contra el decoro militar. El primer grupo fue detenido en enero, luego vino la de los comandantes del 2 de marzo, posteriormente los de Operaciones Especiales en mayo, seguido de un número importante de militares apresados como consecuencia del sobrevuelo de unos drones durante el aniversario de la Guardia Nacional en agosto 2018.

El quiebre interno de la institución se fue atomizando, cada vez más, al Alto Mando por una parte, y a la tropa por la otra.

Proliferaron los discursos partidistas a la par que aumentaban los delitos cometidos por militares: robos, atracos, secuestros, extorsiones, asesinatos, robos de armas, narcotráfico, etc. Y también proliferó la corrupción de altos oficiales En la administración de los recursos del país.

Progresivamente surgen otros hechos. Enfrentamientos entre componentes, como ocurre con la Guardia Nacional y el Ejército en la frontera, por el control de determinados puntos de control.

El uso de militares en actividades no propias de la Fuerza Armadas, mientras  muchas de las dependencias castrenses enfrentan la escasez de alimentos que no les permite ni siquiera cubrir las comidas de su personal, llevó a que el robo o apropiciación indebida de alimentos, incluso de reses en fincas y haciendas, se hiciera cotidiano.

Todo eso sucede mientras la imagen de la Fuerza Armada se fue deteriorando. Los militares fueron vistos como enemigos, por la población civil, hasta llegarse a emitir un radiograma prohibiendo a los militares salir uniformados a la calle.

Ante ello el Alto Mando Militar hizo silencio, incluso ante el reiterado asesinato de oficiales en versión de sicariato. Para lo que sí se ha oído a la Fuerza Armada y al ministro de la Defensa o al Alto Mando Militar, es para expresar arengas políticas o apoyos a actos partidistas.

El ministro de la Defensa, Padrino López, fue perdiendo liderazgo y credibilidad. Uno de los hechos que más lo afecta es no cumplir las promesas que le hace a la institución, como aquella que hizo ante el generalato, al prometer que la FANB no permitiría la presencia de hombres armados aunque se llamaran guerrilla, paramilitares o colectivos. No solo lo dijo en esa reunión sino que también lo prometió ante el país, en una entrevista a través del canal del Gobierno, Venezolana de Televisión.

No solo es que no pudo Padrino cumplir esa promesa, sino que cada vez empezaron a surgir mayores pruebas de la presencia de guerrilla y paramilitares extranjeros en territorio venezolano. Fue evidente el silencio que guardó el ministro cuando el Ejército de Liberación Nacional (ELN), asesinó a dos oficiales del Ejército: el 25 de julio 2018 al teniente (Ej) Roberto Ulpin González y el 5 de agosto al sargento segundo Brayan Alexander Acosta Fruto. Eso ocurrió en El Catatumbo del Sur del Lago del estado Zulia.

Posteriormente el Ejército de Liberación Nacional asesinó, en el estado Bolívar, en noviembre del 2018, a tres integrantes de la Guardia Nacional. De inmediato se supo que el jefe del grupo era el guerrillero alias Garganta. Padrino salió a lamentar los hechos pero jamás identificó al grupo guerrillero, aun cuando ya Colombia había revelado que alias Garganta era un comandante de ese grupo guerrillero.

La opción del gobierno, ante la inercia de la FANB, para salir a enfrentar a los miles de opositores que están en la calle es contar con grupos de civiles armados, mal llamados colectivos, que se presentan en motos, encapuchados y con armas de guerra.

En la frontera hubo un desplazamiento de casi un centenar de esos irregulares armados, que se desplazaron en horas de la noche del 23 de enero, desde San Antonio del Táchira hasta San Cristóbal. Ellos son los que aparecen en las gráficas anexas.

Colectivos armados – Estado Táchira. 23 de enero de 2019.
Foto: Sebastiana Barráez.

Colectivos armados – Estado Táchira. 23 de enero de 2019.
Foto: Sebastiana Barráez.

Lea más las publicaciones de Sebastiana Barráez haciendo clic aquí


Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram


Artículos Relacionados

3 comentarios

Anónimo 24/01/2019 - 20:06

5

Anónimo 24/01/2019 - 20:25

4.5

Anónimo 25/01/2019 - 06:41

1.5

Los comentarios están cerrados