San José de Cúcuta, 15 de mayo de 2019.- El lunes 13 de mayo, los militares venezolanos en Cúcuta, recibieron una oferta para continuar en Colombia o ir a otro país.

La propuesta les fue presentada en una reunión realizada en el hotel Villa Antigua del área metropolitana de Cúcuta. En reunión participaron representantes de ACNUR, la Cancillería y Migración Colombia y el general «Yánez» quien es oficialmente el delegado del gobierno Guaidó ante ellos. La misma consiste en una ayuda: Para el pago de tres meses de alquiler (no mayor de 250 mil pesos); un mercado de 100 mil pesos mensuales durante 3 meses; y un permiso de trabajo.

Aunque la oferta no fue bien recibida por los militares venezolanos, especialistas afirman que es similar a la que tradicionalmente ofrece el Estado colombiano; a los solicitantes de refugio de acuerdo al Estatuto internacional para los refugiados; cuyo cumplimiento vigila ACNUR en los países refugios. Colombia en este caso, es el país refugio para los militares venezolanos. Está obligada por ese Estatuto y la Convención de Ginebra, a brindar protección a los refugiados (en este caso los militares venezolanos).

¿Que es exactamente un refugiado?

Un refugiado es una persona que ha tenido que desplazarse a otro país debido a un riesgo cierto de perdida de la vida; por causa de su raza, credo, pertenencia a un grupo, u opinión política. En el caso de los militares venezolanos en Cúcuta, son refugiados; porque al declarar lealtad a Juan Guaidó, sus vidas están en riesgo, si intentan volver a Venezuela. Y así se lo reconoce ACNUR (el gran defensor mundial de los refugiados).

Pero aunque son reconocidos como potenciales refugiados por ACNUR, los militares venezolanos en Cúcuta se enfrenta a una situación polémica en Colombia; Pues es el Estado colombiano por medio de su Cancillería, quien valida la condición de refugiado; Y es política del Estado colombiano, evitar otorgar formalmente la condición de Refugiado, para que no ocurra una avalancha de solicitantes de refugios.

¿Que pasa con los refugiados en Colombia?

Carlos Restrepo, abogado especialista en el tema, explicó a Punto de corte el asunto:

«El Estado colombiano evita otorgar la condición de refugiado a los solicitantes de refugio. Solo les otorga un documento que les acredita como «tramitante de refugio». Con ese papel, los «tramitantes» no son ni ciudadanos extranjeros en Colombia, ni formalmente refugiados;merecedores de las protecciones que ofrece el Estatuto ONU para los refugiados.

Esos «tramitantes» están en un limbo legal, hasta que supuestamente la cancillería cumpla con un estudio detallado del caso. Hasta hace poco, a los «tramitantes» ni siquiera se les permitía laboral. Y aunque desde hace dos meses se les ha quitado esa prohibición de trabajar; un «tramitante de refugio» no puede cumplir con los requisitos mínimos de ley para ser contratado en Colombia; ni para abrir una cuenta de ahorro en un banco de colombiano.

En esas condiciones es muy difícil que un refugiado se sostenga en Colombia. Por eso la tendencia es que los tramitantes decidan irse a otro país, luego de esperar infructuosamente que Colombia les otorgue la condición de refugiado».

En el caso de los militares venezolanos en Cúcuta, la oferta presentada tiene una alternativa. Para los que quieran irse a otro país, ofrecen 250 mil pesos para un viaje hasta hasta Rumichaca, en la frontera con Ecuador. Donde podrán solicitar refugio a Ecuador o pedir ser trasladado a otro país firmante del Estatuto internacional que este dispuesto a tratarlos como refugiados.

Ver imagen en Twitter

Las reacciones

Los militares están perdiendo la calma, y ya no tiene reparo para expresar públicamente sus molestia. Dicen que han sido abandonados por los delegados de Guaidó. Afirman que dichos delegados desaparecieron de Cúcuta, y que nunca se ocuparon realmente de ellos. «Solo dan la cara cuando hay una rueda de prensa o una actividad con las autoridades de Colombia».

«Yo pasé porque quise colaborar, porque me negué a reprimir a la gente, porque no quise trabajar con los colectivos. Mi casa fue allanada, la de mi suegra, hasta la de mi abuela. Destruyeron cosas, nos tocó que hasta a la familia nos la persigan y ahora nos pagan así. Esto no es digno. ¿Cómo nos van a hacer eso? «, relató un funcionario del Ejército a la agencia Panampost.

Otros militares hospedados en Cúcuta, al conocer las propuestas presentadas en a los del Hotel Villa Antigua, también expresaron sus rechazo ante las mismas.

También en punto de corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Siguenos en TwitterFacebook Instagram