Caracas, 17 de agosto de 2018. No es otro cuento de Caracas y su gente, hoy ambos están sin agua ni energía eléctrica. El racionamiento de los servicios básicos ocasionó protestas espontáneas en comunidades de Caracas y Miranda, desde tempranas horas del 16 de agosto.

Los primeros en tomar la calle fueron los trabajadores de hospitales y centros de salud. Hoy, debido a la escasez de insumos y las precarias condiciones estructurales, médicos y enfermeros, ven morir a sus pacientes en las camillas, sin tener cómo evitarlo.

Desde las 9 de la mañana en el J.M de Los Ríos en la Av. San Bernardino con destino al Palacio de Miraflores, se concentraron los trabajadores de la salud. Acompañados por los sectores eléctricos, petroleros, gasíferos, banca, educación y comercio y sociedad civil organizada, que se sumaron a la lucha.

Pero, un efectivisimo dispositivo para la contención de multitudes, articulado por efectivos de la PNB y la GNB, no permitió el libre ejercicio a la protesta pacífica de la multitud que exigirían el cumplimiento de los derechos humanos y constitucionales.

La protesta en la Av. Volmer se levantó, aproximadamente, a las 3 de la tarde. Los trabajadores esperaron sentados en el piso, con los 4 puntos cardinales obstruidos por los «dispositivos de contención».»¡Queremos hablar con el presidente!», exigieron. 

Finalmente, la aparición estelar del vice ministro de Salud, Armando Marín y, luego, de dos representantes de la vice presidencia. Éstos últimos, recibieron el documento petitorio y se comprometieron en entregarlo al presidente de la República. 

Los trabajadores de la salud se plantaron y el gobierno bolivariano les envió al vice ministro, dos representantes de vice presidencia y ¡Hasta un dron! (Vea la foto aquí). Los ciudadanos de La Rinconada, Los Teques y La Candelaria, preguntan «¿Nosotros dónde y cuándo trancamos?»

Disturbios y sin luz, desde La rinconada 

a las 3 de la tarde inició una falla en el sistema Ferroviario con ruta Caracas – Los Valles del Tuy, con «la caída de una tensión eléctrica». Ante la novedad el equipo de operaciones del sistema optó por cerrar los accesos en las estaciones, dejando atrapadas a cientos de personas en el sistema, y dejando una métrica cola de personas en las afueras de las estaciones del sistema 

La periodista, Nurelyin Contreras, sufrió amenazas por parte de un policía, únicamente, por denunciar los malos tratos, empujones y uso de gases tóxicos, que sufrieron las personas que esperaban ingresar al sistema del ferrocarril.

En la parte interna de la estación la Rinconada mujeres con niños de brazo, adultos mayores y gran cantidad de jovenes y adultos atemorizados cuando sujetos no identificados empezaron a tomar conductas violentas y arrojar objetos contundentes desde las partes altas hacia las personas que circulaban escaleras abajo. 

Luego de más de 4 horas de espera se restableció falla. 

Los Teques, sin luz, sin agua pero con represión

En horas de la noche, los mirandinos congredados en la Redoma Los Teques, sector La Matica, tomaron la protesta como medida para alzar su voz ante las constantes fallas en la distribución de la energía eléctrica y el agua potable. Desde las 8 de la noche la inconformidad de pasar más de 26 horas sin energía eléctrica tomó forma física y se hizo ver cómo cauchos quemados y barricadas.

Contundente, la protesta impidió el tránsito por la carretera Panamericana. Los manifestantes con piedras y explosivos molotov, intentaron mantenerse ante la respuesta represiva, que buscaba replegar la protesta. Dos funcionarios de la GNB resultaron heridos con objetos contundentes y ruleteados por hospitales de Caracas, por la falta de insumos.

El distubio en la Matica terminó pasadas las 11:30 de la noche.

La Pastora, Altagracia, La Candelaria

24 horas sin energía eléctrica y sufriendo racionamientos del agua potable «a diestra y siniestra, cuando llega es por 3 horas y hay que hacer todo» comenta Carmen Alfonzo, vecina de la parroquia La Candelaria, que decidió armarse con una olla y un cucharon «¡A cacerolear contra la dictadura, que nos tiene deshumanizados!» exclamó.

Hablamos de lugares populares, «rojo rojito» cómo diría Rafael Ramírez. La protesta se avocó a la Av. Sucre, detrás de Miraflores, Av. Baralt, altura de Puente Llaguno, La Pastora y Altagracia. En ésta última el comportamiento de la GNB dejó poco que desear del cuerpo que «resguarda al pueblo».

En el medio de la penumbra, sin alumbrado público ni en lo hogares, la represión salió del cañón. Gases lacrímógenos, perdigones y detonaciones hicieron recordaron aquellas noches de represión dejadas en 2017 y 2014. 

Con los aportes de @nurecontreras  @juliodemocrata2 @angelgodoy3 @CarlosJRojas13


(+Vídeo) ¡Así se ejercita un revolucionario! Pedro Carreño y su humilde gimnasio privado


Suscríbase a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook Instagram