Caracas, 07 de abril de 2018/.- El presidente del Tribunal Supremo de Justicia, magistrado Maikel Moreno, se pronunció sobre las sanciones impuestas por el gobierno panameño a 55 funcionarios nacionales, entre los cuales destaca el maximo representante del Poder Judicial venezolano. Moreno instó a Panamá a que «publiquen las cuentas y los bienes de todos los nombres señalados en esa lista, y retó a que coloquen cuenta alguna, o bien adquirido por mí, para que así se alejen de la cobardía y le hablen al mundo con transparencia».

Calificó tales medidas como el «el colmo de la inmoralidad» de parte de países como Panamá y Suiza. Invitó a sus gobernantes a que no  se dediquen a la tarea de trastocar el buen nombre de quienes tenemos como máxima virtud, ser absolutamente patriotas y no venderse a nada ni a nadie a cuesta de entregar a su país», expresó el Presidente del Máximo Tribunal, según se lee en una nota de prensa del TSJ.

En la instalación de la Conferencia Magistral «Venezuela Frente al Nuevo Orden Mundial», realizada en la sede de la Baralt, el magistrado aprovechó la oportunidad para también señalar a la exfiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, removida por la Asamblea Nacional Constituyente.

Lee también: Maikel Moreno: Solicito al fiscal (ANC) perseguir con la ley a Luisa Ortega Díaz y al TSJ en el exilio

Afirmo: «Ha querido usurpar ante los ojos del mundo un cargo que no le corresponde, e incluso sostener peticiones ridículas ante un pseudo grupo que se hace llamar TSJ en el exilio. Y es que, quienes verdaderamente conocen de leyes y se esmeran en estudiar los principios universales del derecho, saben que esto no es más que un absurdo show mediático de esta carroza de acomplejados que avergüenzan al gremio del Derecho de nuestro país».

Agregó: «señora Ortega Díaz enfrente la ley y su responsabilidad y no insista en enviar emisarios, porque en el Poder Judicial hay hombres y mujeres de leyes, facultad de la que abiertamente usted carece y eso lo sabemos todos los que hemos andado por estos caminos del Derecho. Por eso, además, solicito públicamente al Fiscal General de la República que asuma el deber histórico de perseguir con la ley a este circo de delincuentes que deambulan por el mundo, queriendo mancillar la institucionalidad democrática del país».

Asimismo manifestó que el Poder Judicial ha sido blanco de una embestida implacable, para doblegar a la justicia venezolana y ponerla a la orden de intereses imperiales y económicos, debido a que el TSJ  «se ha mantenido como garante de la paz del país, y porque absolutamente sus decisiones han permitido el restablecimiento de la paz ciudadana y la garantía de una sana administración de justicia, que pone por encima los intereses de la nación sobre los particulares, o más allá, sobre aquellos que buscan una invasión sistemática y el asalto definitivo del poder en nuestro país, utilizando las vías de facto».

Durante el acto el presidente del TSJ aseguró que Venezuela afronta un desafío histórico, «del cual saldremos bien librados, porque la patria enfrenta este momento con la sindéresis y responsabilidad de cada uno de nosotros, apegados a un marco constitucional que nos exige y obliga a defender nuestra independencia y soberanía, y no vamos a claudicar para ceder la justicia a los intereses imperiales y al poder económico mundial».

Moreno indicó que jamás en la historia republicana contemporánea de Venezuela se había vivido el asedio y la amenaza como la recibida por el país por parte de los imperios decadentes, en estos últimos dos años. «Poderosas naciones del mundo, en un acto absolutamente injerencista, y apoyados en una coyuntura política del país, establecieron toda una agenda de agresión, para resquebrajar los cimientos de la democracia venezolana».

En ese sentido, señaló Moreno que «lo quieren hacer, cueste lo que cueste, porque no es solo la riqueza petrolera que únicamente los anima, ahora deben enfrentarse a la realidad de un nuevo orden geopolítico y estratégico que se desarrolla abiertamente en el mundo, donde cumple función fundamental y de trascendencia, el desarrollo sistemático e influyente de países como China y Rusia».

 

Para finalizar el magistrado Maikel Moreno aseguró al país: «continuaremos dando nuestra lucha imparcial por el respeto a la democracia y a las instituciones del Estado, por eso, profundamente debo reconocer la actitud Libertaria, Bolivariana y Soberana, de nuestra inquebrantable Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Señores, Venezuela no es una amenaza, menos un factor de desestabilización (…) nuestro compromiso sigue ineludible, inquebrantable, nuestra única lealtad, recae en el honroso y valiente pueblo venezolano».

Con información del TSJ