Select Page

[Infidelidad Política] Muerte de Fernando Albán y “liberación” de Loren Saleh: Diosdado Cabello es el gran derrotado. Por Javier Vivas Santana

[Infidelidad Política] Muerte de Fernando Albán y “liberación” de Loren Saleh: Diosdado Cabello es el gran derrotado. Por Javier Vivas Santana

Artículo escrito en exclusiva para PuntodeCorte.com

Por: Javier Vivas Santana

@jvivassantana

La muerte en extrañas circunstancias de Fernando Albán ha generado más dudas que aclaratorias, que según la versión oficial fue por causa de un “suicidio” en el cual no hemos visto ningún video que compruebe tal hecho, a pesar de que fue desde una de las sedes de la policía política y de inteligencia del madurismo, o sea un cuerpo “científico”, en el cual se presume se graba todo lo que ocurre dentro de ese edificio las 24 horas del día y los 365 días del año.

Ha sido de tal impacto la pérdida de vida de este dirigente político que sólo ha servido para mancharle aún más el rostro al neototalitarismo del siglo XXI que vivimos en Venezuela, cuyo control, aunque es dirigido en la praxis por Nicolás Maduro, también Diosdado Cabello es parte de la esencia de este nefasto régimen político, especialmente en su ala más radical.

En honor a la verdad, Nicolás Maduro no tiene el control del mal llamado Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin). En este caso, hay que reconocer que Maduro siempre emplea a su claque judicial cuando tiene que arremeter contra cualquiera de sus enemigos políticos, y por lo general, los presos del actual presidente van a cárceles militares como la de Ramo Verde, o en su defecto a cualquiera de los centros penitenciarios del país, o sea, centro de reclusión que realmente estén bajo su control político.

Ahora bien, todos los presos que están en las mazmorras del Sebin son entera y única responsabilidad de Diosdado Cabello. Esa es la razón que explica el cómo detenidos en esas tumbas carcelarias, aunque tengan órdenes judiciales de libertad, muchas de esas boletas de excarcelación no sólo son ignoradas, sino que en muchos casos, pareciera que las condiciones de esos presos se hicieran más inhumanas en su contexto de privación de libertad.

Por ello, no es casualidad que tanto Nicolás Maduro como sus principales voceros, es decir, Delcy y Jorge Rodríguez, Tareck El Aissami y el desaparecido ministro de la defensa, Vladimir Padrino, sólo hayan conjugado articuladamente una coral de afasia ante la muerte de Fernando Albán, mientras que el “fiscal” designado por la “constituyente”, o sea, ficha de Diosdado Cabello, haya sido el primero que salió a darnos la información del “suicidio” de Albán pocos minutos después del infortunado hecho, y posteriormente, haya sido el propio Cabello, quien nos aseguró que los actos previos del ahora occiso no eran responsabilidad del madurismo, aunque éste haya estado bajo la custodia de los más energúmenos funcionarios del Sebin.

El problema del madurismo al cogobernar un país, en el cual Cabello se quedó además del Sebin con el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat), así como parte de la Aviación y la Armada, es que la crisis viene agravando la ruptura de la cúpula. Esa coalición dominante intenta mantenerse unida por sobre las múltiples diferencias en el control del poder, y la muerte de Fernando Albán ha venido a agravar esa crisis, en virtud de que un hecho en lo político que es total responsabilidad de Diosdado Cabello, el principal afectado ha sido Nicolás Maduro y su “gobierno” en el plano internacional y diplomático.

Es tal el nivel de desastre internacional que ha significado para el madurismo la muerte de Fernando Albán, que ni siquiera países como Bolivia, Nicaragua, Cuba, Rusia y China han opinado sobre el particular, porque saben que una cosa son las afinidades ideológicas y geopolíticas, y otra buscar generar crisis, precisamente políticas en sus naciones por estar defendiendo lo injustificable, máxime cuando el madurismo no ha logrado ni siquiera convencer a sus panegíricos.

Por ello, imaginamos la profunda discusión entre Nicolás Maduro y Diosdado Cabello por la manera en el cómo se han desarrollado los hechos post-“suicidio” de Fernando Albán, que hasta el “fiscal”, no sólo cayó en graves contradicciones entre sus iniciales declaraciones cuando aseguró que Fernando Albán se había lanzado desde un baño del piso 10 de las instalaciones de la policía política, para después de manera sorprendente al saber que no había ventanas en los sanitarios de esas instalaciones, cínicamente decir que Albán terminó lanzándose desde un pasillo del mismo piso, con la historia sui generis que éste se habría levantado abruptamente de la mesa sin que nadie pudiera detenerlo.

La “liberación” – entre comillas – de Lorent Saleh, porque el mismo fue expatriado hacia España, es una inmensa derrota para Diosdado Cabello. Máxime cuando este preso político, había sido una de las cartas preferidas por el jerarca “constituyente” desde 2014 cuando fue encarcelado. En efecto, Cabello había señalado a Saleh de “terrorista”¹, con fuertes vinculaciones de desestabilización y de querer derrocar al gobierno, que por cierto estarían coordinadas por Maria Corina Machado², y quien curiosamente, nunca ha sido llevada a tribunal alguno, y de allí,  nuestra suposición que “La Mantuana”, sea una ficha fundamental del madurismo para dividir a la oposición.

Posteriormente, el madurismo a través de sus adecuadamente definidos por el presidente Lenin Moreno de Ecuador, medios de propaganda, no le tembló el pulso para señalar a Lorent Saleh como uno de los cinco “terroristas” detenidos que supuestamente frenó actos de desestabilización en contra del madurismo. Es decir, era obvio que para Diosdado Cabello, además de Leopoldo López, Antonio Ledezma, Daniel Ceballos y Yon Goicoechea, pues Lorent Saleh era para él una ficha de amplio espectro en la persecución política.

De hecho, no ha habido más nadie como Diosdado Cabello que en sus múltiples apariciones vinculaba a Lorent Saleh con cualquiera de los políticos mencionados³, y ante recurrentes supuestos – nunca mostró las pruebas – llegó hasta asegurar que al ahora expatriado pertenecía a la nómina de la Alcaldía Mayor ¡vaya terrorista!

¡Es más! Tal era la fijación de Cabello con Lorent Saleh que días después de la cuestionada elección “presidencial” del 20 de mayo, arremetió contra éste diciendo que en una denominada operación “cisne negro”, dirigida desde Colombia por la legitima fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, se preparaba su fuga en las instalaciones de El Helicoide.

Entonces, ¿Cómo es eso que un gobierno, cuyos cuerpos de inteligencia hasta desactivan planes de fuga de presos políticos desde el exterior, pero también detecta una indeterminada cantidad de hechos terroristas y de desestabilización, se les escape uno de sus presos desde una mesa, y en cuestión de segundos se lance por una ventana y se “suicide”?

Y por si fuera poco, ¿Cómo es que un preso que lleva más de cuatro años en las entrerejas más putrefactas y vigiladas del Sebin, ahora es que aparecen “informes” psiquiátricos y psicológicos de que Loren Saleh tiene posibles conductas “suicidas” y esa sería una de las razones por las cuales se le otorga la “libertad”, bajo el condicionamiento de la expatriación?

 Lo que diga el madurismo para justificar el supuesto “suicidio” de Fernando Albán, y ahora la apresurada dizque “libertad” a Lorent Saleh antes de que también se fuera a “suicidar” dentro de las propias mazmorras del Sebin, no son más que nuevas contradicciones y pruebas de análisis político de que la coalición dominante del madurismo se sigue fracturando. En ambos casos de estos presos políticos, uno que dejó de vivir, y otro que ha sido echado de Venezuela, es evidente que Diosdado Cabello ha tenido una profunda y grave derrota en lo político. Allá ellos si piensan que pueden seguir engañando al pueblo con un “realismo mágico” en sus desventuras políticas. La verdad se hace cada vez más evidente.

Por lo pronto, esta “libertad” de Lorent Saleh, así como de algunos militares presos por otras razones “golpistas”, sólo buscan lavarle la cara al madurismo ante lo manchado que está su rostro en el ámbito internacional, luego de la muerte de Fernando Albán, aunque considero que la mancha que el madurismo se ha autogenerado por culpa de Diosdado Cabello, no podrá limpiarse con un simple “informe” forense o psiquiátrico. Hay manchas que requieren más que el jabón y el cloro para poder ser deslastradas, y romper la camisa o el pantalón para colocarle un parche algunas veces termina por desequilibrar las texturas. Así que a veces lo mejor es deshacerse de la prenda para eliminar la mancha, y eso tampoco siempre es lo recomendable cuando no se puede sustituir la vestimenta, como el caso de un uniforme militar.

La muerte de Fernando Albán y la “liberación” de Lorent Saleh fracturan la coalición dominante, intentando lavar ante el mundo la cara del madurismo ¿Qué seguirá ocurriendo? Este no será el capítulo final de esta historia. Sin duda que alguien está practicando la infidelidad política en la coalición dominante ¿Maduro a Cabello? ¿Cabello o Maduro? ¿O ambos son infieles?

 ***

¹ http://www.correodelorinoco.gob.ve/cabello-revela-nuevos-nexos-lorent-saleh-opositores-venezolanos/

²http://www.laverdad.com/politica/61849-nuevo-video-relaciona-a-lorent-saleh-con-mcm.html

³http://www.noticias24.com/venezuela/noticia/340345/cabello-denuncia-que-oposicion-ingreso-a-nomina-de-la-alcaldia-mayor-a-lorent-saleh/

https://www.hispantv.com/noticias/venezuela/378075/cabello-operacion-cisne-negro-helicoide-oposicion

 

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones