Contrapunto / 5 de noviembre / 2017

«Hay que lograr un frente común con aquellos que tenemos un mismo adversario político»

JOSÉ LUIS CARRILO | @CARRILLOJOSEL7

El politólogo apuesta por una vía distinta a la polarización que es incluyente, y que no excluye a los que han sido parte de la MUD ni tampoco a los de las bases del chavismo

El politólogo Nicmer Evans pasó en los últimos tres años de los análisis sobre la situación del país a liderar una corriente de disidencia en el chavismo denominada «Marea Socialista», de la cual se apartó hace unos meses para trabajar por un frente que tiene como objetivo unir los esfuerzos de los sectores menos polarizados y manejados por las cúpulas que se disputan el poder. Finalmente, sus posiciones e ideas han desembocado en su postulación como candidato a la alcaldía del municipio Libertador, Caracas, por el partido Nuvipa.

En esta entrevista con Contrapunto, Evans observa el surgimiento de un nuevo tipo de liderazgo más conectado con la necesidad de la población y que tenga propuestas concretas y efectivas para solucionar los problemas de la gente.

“No se puede llamar permanentemente a una nueva instancia más allá de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para crear nuevos liderazgos y no dar un paso al frente para demostrar que se tiene liderazgo. La llamada a la inclusión no quiere decir que todo el mundo se va a venir. No quiero gobernar en Caracas con gente que tiene malas prácticas”, explicó.

El candidato sostiene que la necesidad de plantear una nueva oposición es fundamental. “La etapa de la MUD ha pasado, ya no tiene vigencia la concepción de ella como espacio de dominación de una vieja escuela de hacer política. Consideramos que más de 70% del país es opositor, pero la MUD representa 25% de capacidad de movilización del electorado. En las últimas elecciones regionales se hablará de fraude en algunos niveles, pero nadie está diciendo que había más votos a nivel nacional o le cercenaron la cantidad de sufragios. La MUD está reconociendo que movió menos de 5 millones de votos y el PSUV movió 5 millones y medio”, apuntó.

Al respecto, Evans considera que la gente premió en 2015 a la MUD diciéndole “este no es tu voto, pero te lo prestamos para que castigues al Gobierno y hagas los cambios que requiere el país”, pero después de dos años y diez meses la alianza no cumplió. “Pero esa gente castigó ahora a la MUD, pero no se devolvió al PSUV. Hay que reconectarse con los requerimientos de la gente, que está exigiendo que se hagan planteamientos concretos para la resolución de los problemas de alimentación, medicinas, de los servicios públicos. La gente quiere un cambio de gobierno, pero que este tenga propuestas para solucionar problemas”, detalló.

Indicó que la idea de su inscripción surgió a partir de la propuesta de Nuvipa Caracas. “No había nada premeditado. Fue una decisión que se tomó hace aproximadamente una semana. Se realizaron consultas entre sábado y domingo con todos los factores que estaba articulando tanto a nivel nacional como en Caracas, de mi organización, Movimiento por la Democracia y la Inclusión, que no tenemos tarjeta y no estaba dentro de nuestra proyección participar en las elecciones, aunque sí había hecho énfasis en participar por lo menos votando”.

En opinión del hoy candidato, el Gobierno hizo (el pasado jueves) un amago de default (impago de la deuda) por primera vez, lo que quiere decir que la crisis le llega al mismo Ejecutivo.

“Es un gobierno que no tiene capacidad de gerencia ni manejo de la situación política, pero que es autoritario y no tiene un adversario. Estoy seguro de que mi candidatura en Caracas lo que está diciéndole al país es que hay una alternativa de liderazgo, que hay una vía distinta a la polarización que es incluyente, y que no excluye a los que han sido parte de la MUD ni tampoco a los de las bases del chavismo, sino que estamos invitando a tomarnos todos de la mano para resolver los problemas y el país está deseoso de que una alternativa como esa emerja. Es una convocatoria a la necesidad de establecer un frente común con aquellos que tenemos un mismo adversario político, que es el Gobierno, pero aclaramos que el enemigo es la cúpula del Gobierno, pero las bases del chavismo no lo son, sino que forman parte de la resolución de problemas”.

–¿Lo ve más como surgimiento de liderazgos individuales más conectados con la gente en lugar de una nueva coalición de partidos?
–Son las dos cosas, una no puede ir sin la otra, no va a llegar un mesías. Lo que va a llegar son unos liderazgos que van a imprimir una dinámica que genere la confianza y seguridad para poder desarrollar un nuevo espacio de debate y la articulación de acciones tácticas para hacer política y hacer frente al Gobierno de Maduro.

–¿Confía en el CNE ante todas las denuncias que se han hecho? ¿Cree que se puede lograr un cambio político por la vía electoral?

–No creo en el CNE, creo en el voto que es distinto y está blindado. Lo que está vulnerado es el sistema electoral y se atenta permanentemente contra el proceso electoral. La única denuncia que tiene pruebas, que es la de Andrés Velásquez en el estado Bolívar, lo que disputa son 2.600 votos en relación con unas actas manuales, que no fueron emitidas por la vía electrónica. Cuando el voto no está blindado con el sistema de seguridad que requiere para la transmisión, se presentan este tipo de cosas. No se puede desconfiar en el voto. Vamos a hacer una campaña en protesta ante el sistema electoral y en pro de la dignidad del caraqueño. Tenemos profunda desconfianza en el sistema electoral, pero que sepan nuestros adversarios que vamos a tener testigos en cada una de las mesas y gente muy bien formada y capacitada para la defensa del voto. Van a tener ahora que generar la más grande acción de estafa electoral que haya habido en el país para poder derrotarnos.

–¿Cuál es su diagnóstico de la situación del municipio Libertador?
–Hay un problema central en la ciudad de Caracas, es que al caraqueño se le ha maltratado su dignidad y se le ha ofrecido a unos un cambio y a otros una revolución que no ha llegado. La ciudad, en cuanto a servicios públicos está sumamente deteriorada. Caracas es un hueco en todos los sentidos, en lo político y en la desestructuración social, y además está llena de huecos, literalmente.

“Tenemos una filosofía de generar una transformación en varios aspectos, algunos de ellos están centrados en el área urbanística, otros en el relacionamiento humano. Uno de los elementos fundamentales es que hay que reflotar la ciudadanía y volver a hacer digna la ciudad, y eso significa la inclusión de todos los factores políticos y sociales que hacen vida en ella. Hay varios problemas que hemos estado planificando para los cuales estamos formulando propuestas. El tema de la basura de la ciudad es uno de los más serios. Una de las cosas que no se han podido lograr, ya que no hay una política ni a nivel nacional ni local y que en otras ciudades en el mundo se ha podido superar y además genera un elemento absolutamente rentable, es el hecho de la clasificación de los desechos sólidos. Caracas no solo tiene un problema de recolección de basura y de transferencia, sino de la clasificación. No hay una cultura de clasificación, porque no hay una política pública para ello”, explicó.

Lea la entrevista completa en Contrapunto.com. Aquí

 

 

Noticias sobre el candidato Nicmer Evans en Punto de Corte