Caracas, 8 de junio de 2019. En menos de quince días renunció una de las tres niñeras que cuidaban a Archie Harrison Mountbatten-Windsor, hijo de la duquesa Meghan Markle y el príncipe Harry, y ya la prensa local comienza a rumorear que la razón es Meghan y no es salario.

Por ahora, se desconoce la identidad de la cuidadora que hizo las maletas muy deprisa y decidió no continuar formando parte de las ayudantes de los duques.

Lo que especula la prensa británica es que el salario no fue el causante de su renuncia, ya que el mismo resultaba por encima del estándar para este tipo de trabajos (USD 1.800). Su contratación fue por USD 80 mil al año, lo equivalente a 6.700 mensuales.

Fuente: Infobae

Lea en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram