Mar 11, 2019

Continúa la agonía en Venezuela, al sobrepasar las 92 horas sin electricidad, luego de una breve recuperación del sistema. Sin embargo, hace algunos minutos se registró un nuevo apagón en zonas de Caracas y Área Metropolitana.

Un nuevo episodio de lo que parece ser la mayor pesadilla vivida por los venezolanos en medio de una descomunal emergencia humanitaria. Cantidad de hilos de twitter, imágenes y videos de medios y ciudadanos que reportan incidentes por doquier.

El MegaApagón parece crónica de una muerte anunciada. La denuncia de la falta de mantenimiento en una de las líneas surtidoras de Guri que desató, al parecer un incendio debido a las altas temperaturas que se registran en esta época del año en Venezuela, lo cual revela la omisión del Ejecutivo Nacional y el destino incierto de miles de millones de dólares que fueron aprobados mediante puntos de cuenta para la inversión y el mantenimiento del sistema eléctrico nacional.

La situación que ya acumula días de daños provocados a la colectividad, ahora suma la ocurrencia de saqueos en varios estados y la desesperación de muchos ciudadanos por acceder a una toma de agua. Esto último al límite de surtirse en la peor fuente posible, el Río Guaire que es el drenaje de aguas negras que atraviesa Caracas de Oeste a Este.

Desde el día de ayer, puntodecorte pudo registrar en vivo algunos saqueos en Caracas, específicamente en el C.C. Concresa y Minas de Baruta. A eso se le suman otros incidentes registrados en el transcurso del día. Así lo registró también@ReporteYa en un establecimiento en Maracaibo

Por su parte, vecinos de la Av. Sucre en Caracas, cerca de Miraflores, protestan por la falta de agua la cual han sufrido los venezolanos durante meses:

Lo más dramático de la situación es descrita por la organización de derechos humanos @_Provea al señalar que la falta de agua compromete la integridad de la vida de los venezolanos

Noticia en desarrollo

Vea también otras publicaciones de puntodecorte

Disturbios en Caracas producto del MegaApagón

Imagen cortesía de 2001