Caracas, 6 de mayo de 2019. EE UU instó este domingo a Rusia a “salir” de Venezuela, mientras Moscú exhortó a Washington a cesar sus “planes irresponsables”.

Este intercambio representó un nuevo choque verbal entre las dos potencias y ocurre después de la fallida sublevación del martes contra el presidente Nicolás Maduro por parte de una treintena de militares respaldado por el opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por más de 50 países.

En Caracas, el número dos del chavismo Diosdado Cabello aumentó la presión anunciando este domingo que la Asamblea Nacional Constituyente, la institución que preside y que rige al país con poderes absolutos, se prepara para allanar la inmunidad parlamentaria a diputados opositores que apoyaron la revuelta.

Varios diputados de la Asamblea Nacional, único órgano de Venezuela en poder de la oposición, respaldaron a Guaidó, quien consideró el alzamiento el inicio de la llamada “operación libertad” con la que busca sacar a Maduro del poder.

Un día después de nuevas movilizaciones de la oposición en la capital venezolana, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, lanzó este domingo en la cadena ABC: “Los rusos deben salir”.

“El objetivo es muy claro”, señaló. “Nosotros deseamos que los iraníes, los rusos y los cubanos se vayan. Todos los países que interfieren con el derecho del pueblo venezolano a restaurar su democracia deben irse”.

Sin embargo, el presidente Donald Trump había afirmado el viernes que Vladimir Putin “no buscaba involucrarse en Venezuela más allá de que le gustaría ver un desarrollo positivo”, tras una larga conversación telefónica con su homólogo ruso.

“No he visto el contexto completo de esta frase”, esquivó Pompeo, mientras que recalcó: “el presidente había dejado claro que deseamos que se vaya todo el mundo, y eso incluye a los rusos”.

En Moscú, el canciller ruso, Sergéi Lavrov, arremetió contra Washington.

“Hacemos un llamado a los estadounidenses, y a todos aquellos que los apoyan, a abandonar sus planes irresponsables y a actuar exclusivamente en el marco del derecho internacional”, declaró al inicio de una reunión con su homólogo venezolano, Jorge Arreaza.

EE UU acentuó esta semana la presión sobre los partidarios del régimen de Maduro.

Pompeo envió el sábado un llamado directo a los ciudadanos venezolanos a levantarse contra Maduro, declarando que “el momento de la transición es ahora”.

En Washington, Pompeo admitió “baches” en el camino, augurando que puede tomar “dos o cuatro semanas” sacar a Maduro.

“Pero Maduro no puede sentirse bien. Está dirigiendo por el momento, pero no puede gobernar”, dijo Pompeo. “Es alguien que no puede ser parte del futuro de Venezuela”.

“Estamos preparando una gama completa de opciones” para consideración de Trump, agregó. Hasta ahora Estados Unidos se ha centrado en estrangular diplomática y financieramente a Maduro para que abandone la presidencia del país con la mayor reserva petrolera, hundido en la peor crisis de su historia moderna.

Con información de AFP

Lea también en Punto de Corte: SENADOR SCOTT: RUSIA SACARÁ SUS TROPAS DE VENEZUELA

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram