Caracas, 19 de octubre de 2018. Sede de la planta de lácteos Los Andes en Machiques de Perijá, estado Zulia, cayó drásticamente su operatividad, tras pasar su producción de un millón 400 mil, litros de leche diarios, a 100 mil litros, por falta de materia prima.

El líder sindical, Víctor Ballesteros, aseguró que “el Gobierno Nacional ha invertido una gran cantidad de recursos económicos para la activación de dicha planta y los mismos no llegan ni se ejecutan”.

“Números rojos, máquinas paradas y desmejoras laborales para todos sus trabajadores se convirtieron en la marca de una empresa que por años estuvo en la cúspide de la producción nacional”, por lo que lamenta la condiciones en las que se encuentra la empresa, sostuvo Ballesteros.

Los trabajadores activos y despedidos, en reiteradas ocasiones han notificado el “gran deterioro” en que se encuentran la maquinaria de la planta.

“De las cuatro calderas que posee, solo funciona una “y a medias porque está siendo reparada (…) Las calderas fungen como elemento de importancia en el proceso de pulverizado y esta crisis minimiza cualquier acción que se quiere realizar”, afirmó el dirigente sindical.

“Actualmente Los Andes sólo pulveriza leche líquida a siete empresas privadas: San Simón, Natulac, Santa María, El Tunal, Lumulac, Herbert Ru y Llano Alegre de los estados Zulia, Lara, Barinas y Mérida, mientras que Machiques y no goza de ningún tipo de beneficio”, reseñó Fe y Alegría.

Ballestero, advirtió que los trabajadores siguen esperando respuesta del Ejecutivo, ante la “crítica situación” que vive la planta.  

“Si queremos levantar la empresa hay que aliarse con los productores locales para que puedan arrimar la materia prima local. Machiques tiene la materia primera necesaria”, puntualizó.

Testimonio

Una trabajadora que pidió al equipo reporteril de Radio Fe y Alegría Noticias, mantenerla en anonimato, denunció que hasta el año pasado, los empleados gozaban del beneficio de 12 kilos de leche en polvo y 24 potes de leche condensada.

“Necesitamos la leche, somos madres y tenemos hijos que necesitan la leche. Mi hijo me pide leche y no puedo darle, aunque trabaje en una empresa láctea. Pedimos que nos devuelvan el beneficio”, expresó.

Referente a las condiciones laborales y humanas, detalló que la dotación de uniformes y equipos protectores para trabajar, se encuentra escaso. Además, no cuenta con dotación de materiales e insumos médicos en la unidad de salud de la planta. El seguro de vida que tiene los trabajadores y su familia “no es aceptado en ningún centro de salud por la falta de pago del mismo”.

Leche arrojada al río

Dos gandolas con 52 mil litros de leche líquida, de la empresa privada San Simón, fueron devueltas el pasado 17 de mayo, por presuntamente encontrarse en mal estado. Luego de realizarse las pruebas de rutina se “determinó que presentaba un grado de acidez muy alto, denunciaron un grupo de trabajadores”, reportó Fe y Alegría.

El gerente de la planta tomó la decisión de botarla al río Apón, en horas de la noche, pese a que dos supervisores manifestaron no estar de acuerdo. Esta medida fue calificada como “ecocidio” contra la fauna, reportó Fe y Alegría.

Con información de Fe y Alegría.

Lea también en Punto de Corte: ¡Por los derechos de todos! Protesta movilizó a 15 estados y se convoca otra para el 25 de octubre


 Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram