Caracas, 13 de febrero de 2019/.– De acuerdo a una carta filtrada, presuntamente dirigida por el Papa Francisco a Nicolás Maduro, de fecha  7 de febrero de 2019, el pontífice lo llama «Señor» y no «Presidente».

El diario milanés “Corriere della Sera, describe que la misiva “tiene dos páginas y media de largo, y lleva la pequeña, casi invisible firma de «Francisco», la cual aclara lo que quiso decir el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Piero Parolin, cuando el 8 de febrero habló de la «neutralidad positiva» de la Santa Sede.

Hubo intentos «para tratar de encontrar una salida a la crisis venezolana», escribe Jorge Mario Bergoglio. «Desafortunadamente, todos fueron interrumpidos porque lo que se había acordado en las reuniones no fue seguido por gestos concretos para implementar los acuerdos», observa el Pontífice. «Y las palabras parecían deslegitimar las buenas intenciones que se habían escrito», difunde el diario.

El Pontífice también afirma haber estado siempre a favor de una mediación. «Sin embargo, no se trata de un diálogo», señala, «sino de lo que ocurre cuando las diferentes partes en conflicto ponen el bien común por encima de cualquier otro interés y trabajan por la unidad y la paz».

Francisco destaca en la carta el papel desempeñado por la Santa Sede y los obispos de Venezuela «como garante y a solicitud de los partidos», en una fase que comenzó a fines de 2016. Fue un esfuerzo por resurgir de la crisis «de manera pacífica e institucional», a través de la negociación, entre el gobierno de Maduro y la Mesa de Unidad Democrática; y con una serie de condiciones que deben cumplirse, confiadas a una carta del cardenal Parolin fechada el 1 de diciembre de 2016.

En esa carta, recuerda, «la Santa Sede indicó claramente cuáles eran las condiciones para que el diálogo fuera posible». Y adelantó «una serie de solicitudes que consideró indispensables para que el diálogo se desarrolle de manera fructífera y efectiva». Bueno, hoy, según el Papa, esas solicitudes y «otras que se han agregado como resultado de la evolución de la situación» son más necesarias que nunca.

A principios de 2019, el uruguayo Guzmán Carriquiry Lecour, vicepresidente de la Comisión Pontificia para América Latina, uno de los más escuchados por el Papa, escribió en el boletín oficial de la Comisión: «Qué pena que la contraseña y la «La utopía de un» socialismo del siglo XXI «ha degenerado en el régimen autocrático y cada vez más liberticida del presidente Maduro, en un fracaso económico total y en la miseria social». Y pidió «un gran proyecto alternativo de reconstrucción nacional y movilización popular» para Venezuela.

Puede leer en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram