En el prefacio de este libro, Heiber Barreto Sánchez, nos describe, antes que su temática, las sensibilidades que contiene este trabajo. Un extracto: «escribir este prefacio me lleva a decir también que, en mi criterio, es poca la conciencia que hoy en día se tiene de las excusas que nos damos y tenemos que dar a otros, para expresar o justificar, ser y hacer lo que queremos. La convicción que tengo sobre el autor y su libro es la de que fraguó su investigación como una gran coartada —como debe ser todo buen trabajo de grado— para ser y hacer lo que en su alma lo movía: hablar de Catia y de su gente, adentrándose en su intimidad, su idiosincrasia y su identidad, y al mismo tiempo en su sí mismo, pues Catia es su lugar de origen, en el que nació y ha vivido hasta el presente y del que necesitaba conocer más profundamente sus raíces y fortalecer sus lazos de identidad. Contrario a lo que se dice comúnmente, en nuestra opinión, aquello que se ama es lo que más se desea conocer y no necesariamente lo que se conoce es lo que se ama».

Acceso directo

Todos los informes y publicaciones en Punto de Corte