Esta Convención de las Naciones Unidas comienza su prefacio con una declaración inspiradora que sirve de invitación a su impostergable lectura: «La corrupción es una plaga insidiosa que tiene un amplio espectro de consecuencias corrosivas para la sociedad. Socava la democracia y el estado de derecho, da pie a violaciones de los derechos humanos, distorsiona los mercados, menoscaba la calidad de vida y permite el florecimiento de la delincuencia organizada, el terrorismo y otras amenazas a la seguridad humana».

La lectura de esta Convención debe acompañarse con la revisión de dos importantes Guías que la complementan: «Guía Técnica de la Convención contra la Corrupción (2010)»; «Guía Legislativa para la Aplicación de la Convención (2da. edición 2012)».

Acceso directo

Todos los informes y publicaciones en Punto de Corte