Caracas, 13 de abril de 2018/-. El vicepresidente Mike Pence anunció este viernes una ayuda de 16 millones de dólares para los venezolanos emigrados a Colombia, que según las estadísticas gubernamentales se acercan a los 700.000, pero que las asociaciones de venezolanos elevan por encima del millón.

Pence se reunió este viernes en Perú con un grupo de dirigentes opositores venezolanos para dejar claro cuál es el primer objetivo de la diplomacia estadounidense en la VIII Cumbre de las Américas.

“Nuestro mensaje buscará unir a nuestros aliados para afrontar esta crisis humanitaria, pero también traemos un llamado para más sanciones, más aislamiento y más presión diplomática, empezando en nuestro continente pero también en el resto del mundo, para reconocer que Venezuela es una dictadura”, subrayó Pence tras adelantárselo a los propios dirigentes de la Unidad Democrática.

“El vicepresidente nos anunció que seguirán ejerciendo presión sobre el régimen de Maduro para lograr la libertad de los presos políticos y la de toda Venezuela”, confirmó el ex alcalde David Smolansky, presente en la reunión.

Venezuela ha sido gran protagonistya de esta cumbre, aun en la ausencia de su presidente Nicolàs Maduro. Desde una declaración más suave, pero contundente, de “comicios que carecen de legitimidad y credibilidad”, hasta la más severa que desconoce directamente su resultado final. “Es mentira que sean unas elecciones democráticas”, había recordado horas antes Carlos Trujillo, representante de EEUU ante la OEA, quien insistió en que tampoco deben ser reconocidas por el resto del continente.

“No es una elección, es una patada a la democracia y al pueblo venezolano”, secundó Julio Borges, ex presidente legislativo, también presente en el encuentro con Pence.

Lea también en Punto de Corte: Vicepresidente de Estados Unidos se reunió con representantes de oposición venezolana