Select Page

[Pensar Educativo] Educación para el ser. Por: Lidia Salazar Yndriago

[Pensar Educativo] Educación para el ser. Por: Lidia Salazar Yndriago
Por: Lidia Salazar Yndriago.

 

El panorama de la escuela es objeto de crítica y reflexión en la contemporaneidad por lo cual se transforma en la expresión más acabada de un pensamiento pedagógico vinculado a dirigir esfuerzos para formar en función del tener y no del ser, respondiendo sobre determinadas normas sociales, donde una cultura impone sus lineamientos de control social. El modelo social que conocemos y del cual formamos parte ha dirigido sus esfuerzos hacia un aprendizaje enciclopédico (aprenderlo todo), orientado por un orden jerárquico, marcado por la presencia del docente que imparte el conocimiento fragmentado, que se sabe de muchas cosas pero a veces está carente de integración y comprensión ante un estudiantado (in)quieto, apático, distraído y/o silenciado.

Reconociendo esta perspectiva nos plantea Becerra (1996:49) “sobresalen las prácticas pedagógicas que promueven la transmisión acrítica de los saberes validados, con énfasis en la acumulación y transmisión de información, el dominio y aplicación de contenidos y la simplificación-fragmentación del conocimiento entre otras cosas”. Así el acto pedagógico deviene una amplia intencionalidad de generar un cambio en la personalidad del ser para que pueda emerger con un pensamiento fresco y reflexivo que gire el sentido educativo, la formación de ese ser en la relación dinámica de su participación en lo sociocultural. Una pedagogía que se nutre de lo social y teje su sentido mientras se interrelaciona con el mundo, valida la consideración de creer que todo proceso educativo es producción de espacios reflexivos que le permiten al ser el pleno desarrollo de su conciencia, en el contexto de su subjetividad.

La realidad existente del país agita las necesidades en las garras de una crisis aguda y nos indica que la pedagogía a la que apunta nuestro pensamiento no es el espacio tradicional de enseñanza, sino un crisol de posibilidades que va más allá de un espacio escolarizado donde la realidad está abrazada por un clima de provocación y emoción que interroga nuestra condición humana, cuyo reto es intentar alcanzar un yo que vive en nuestro horizonte personal. La formación del ser es un recorrido por el sendero de la vida, un viaje, una partida desde un punto en el que se manifiesta de un modo, hacia otro diferente que anhelamos. Es una expansión, vibración y conciencia del viaje, que se hace cuando damos rienda suelta a nuestros deseos de conocer las posibilidades diferentes de relaciones para conformar un mundo más humano.

La reflexión pedagógica ha sido el resultado de un acercamiento a la crítica, a la escuela y a la interpretación de la dinámica social constante en la que profundizamos la existencia del ser como portador de una conciencia reflexiva para dar respuestas a los procesos de formación. En este sentido buscamos hacer una interpretación de la educación; un proceso complejo de autoformación que replantea el espacio y el tiempo del ser, contemplados en la sociedad cultural, aprovechables para la reflexión pedagógica.

La educación como proceso de formación subjetiva, nos orienta a pensar en la potencialidad de grupos que guardan relación comunicativa intersubjetiva, que forman un tejido sociocultural; ya que expresan el crecimiento humano, para dar respuestas a un mundo donde las diferentes corrientes del pensamiento han impuesto la visión tecnológica-instrumental para lograr los objetivos económicos, pero que fragmenta y separa el mundo.

Tenemos un reto en la educación del ser y para el ser.

Correo electrónico: lidia_salazar05@hotmail.com

Para leer otros escritos y opiniones de Pensar Educativo dale click aqui

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones