Select Page

[Pescao Salao]: “¿Qué pasó con la cumbre? / Maduro busca bloqueo del Canal de Panamá/ Clap: Vale casi el salario mínimo en Nueva Esparta ¿Robo o corrupción?

[Pescao Salao]: “¿Qué pasó con la cumbre? / Maduro busca bloqueo del Canal de Panamá/ Clap: Vale casi el salario mínimo en Nueva Esparta ¿Robo o corrupción?

Por: Javier Vivas Santana

***

Pescao Salao (…) ¿Qué pasó con Nicolás Maduro? ¡Claro! Su palabra no vale nada. Es obvio, porque después de haber dicho que: “Llueve, truene o relampagueé, por aire, tierra o mar, llegaré a la Cumbre de Las Américas” en Perú, para finalmente, decir que ya no irá,  lo único que demuestra es que estamos en presencia de un gobierno que cada vez está más aislado no sólo del contexto internacional, sino que de alguna manera se auto aísla, cuando simultáneamente no sólo es que el madurismo no es bienvenido en una importante reunión de países, sino que en el medio de una profunda crisis de transporte aéreo internacional que afecta a Venezuela, cuando la mayoría de empresas de este sector se han ido del país, una de las pocas que aún quedaba como Copa Airlines de Panamá, pues Maduro decide sancionarla por un mínimo de 90 días con la restricción de vuelos desde y hacia nuestros aeropuertos, lo que evidencia la pérdida de la sindéresis ante decisiones políticas y económicas.

A partir de este mes de abril de 2018, al parecer no será nada fácil para las relaciones internacionales venezolanas. Es más, pareciera que Venezuela ante el fracaso de su presencia en la “Cumbre de Las Américas”, busca justificar un frente de batalla diferente que nos haga olvidar el completo fracaso geopolítico en relación con su ausencia forzada de tal reunión de Presidentes y Jefes de Estado y de Gobierno. Esa es la razón por la cual “aprovechan” las sanciones que ha impuesto Panamá en contra de algunos funcionarios del madurismo, y de esta manera iniciar una especie de verdadera guerra económica, en donde casi que pudiéramos asegurar, Panamá tiene poco que ganar y Venezuela mucho que perder.

Y nos preguntamos: ¿Qué pasaría si Panamá decide por la misma cantidad de 90 días suspender todo tipo de relación comercial con Venezuela, y que tal decisión incluya, el bloqueo de navegación de buques venezolanos con propiedad estatal a través del Canal del país centroamericano? ¿Cómo quedarían los envíos de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) a otras naciones si llegara a materializarse una sanción con tales características?

El madurismo no comprende que este enfrentamiento diplomático, tiene como origen que bajo el remoquete de la “soberanía y la autodeterminación de los pueblos”, el resto de las naciones acepten todas las violaciones que ha hecho el gobierno sobre nuestra Constitución, leyes y ordenamiento jurídico internacional, más aún, limitando las libertades democráticas, teniendo presos políticos, y además generando una profunda crisis económica, envuelta con una espantosa hiperinflación que ronda los cinco dígitos anuales y ha empobrecido a la mayoría de los venezolanos, así como una destrucción del sistema de salud, y una emigración masiva de la población hacia otros destinos, ante la quiebra del país en todos sus componentes institucionales y sociales.

Lo cierto del caso es que vemos como Venezuela finalmente no estará en la Cumbre de Las Américas, no porque no quiera hacer acto de presencia, sino porque sabe que será echado de Perú si insiste en llegar hasta ese país de manera forzada. Y ahora para completar el ridículo internacional aplica “sanciones” a funcionarios y empresas de Panamá dizque para “proteger el sistema financiero”, mientras en nuestro país los precios de los productos, bienes y servicios aumentan todos los días, y tenemos una agricultura, industria y sistema comercial, técnicamente colapsados.

El madurismo apenas comienza a atragantarse con las espinas de un suculento pescao salao (…) Veremos si puede digerirlas. Por ahora, Maduro está (auto)sancionado y excluido de la Cumbre de Las Américas, aunque llueva, truene o relampagueé.

Espinitas

  • La producción petrolera sigue en descenso. Venezuela cerró el primer trimestre de 2018 con una producción inferior en 1.450.000 barriles diarios, lo cual nos coloca en una dramática situación. Suponemos que ya estarán preparando el discurso para “justificar” lo injustificable. “Gerentes” afines a Rafael Ramírez serían los “responsables” de la debacle para exculpar al nuevo presidente de Pdvsa.
  • En estado crítico la educación en Venezuela. Casi un tercio de los docentes de todos los niveles han emigrado de escuelas, liceos y universidades, o bien hacia otros países o para dedicarse a otro tipo de actividades. Todo responde a un plan de hegemonía ideológica que están perpetrando Elías Jaua y Hugbel Roa como “ministros” del área. Además la deserción llega a casi el 50% del estudiantado de bachillerato y se ubica en cifras similares en las universidades del Estado, las cuales además carecen de servicio de comedor y transporte. La situación tiende a agravarse con el paso del tiempo, lo cual nos coloca es una degradada condición humana, profesional y para el desarrollo del país.
  • Un vuelo ida y vuelta por vía aérea en la ruta Porlamar – Maiquetía – Porlamar o viceversa, ante el escaso número de aviones, ronda los tres millones de bolívares. A pesar de su alto costo, precisamente al no existir suficientes aviones, nunca se consiguen boletos, pero si usted decide buscarlo por los llamados “caminos verdes”, seguro lo encuentra hasta con dos o tres veces por encima de su precio oficial. ¿Quiénes son los responsables de semejante especulación, cuya (re)venta de pasajes en su mayoría proviene de una aerolínea del Estado?.
  • Se aproxima un accidente de alta magnitud dentro de las instalaciones del Metro de Caracas. Las autoridades lo saben pero se niegan a suspender el servicio de manera indefinida, especialmente en la línea 1 de ese transporte masivo. ¡Dios nos agarre confesados!
  • Distribuidora Neoespartana de Alimentos (Dinesa) fue una empresa creada por la administración del gobernador saliente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Carlos Mata Figueroa, con el propósito de monopolizar la compra y venta de alimentos para las instituciones del Estado, en especial para los órganos policiales y de defensa civil, así como de alimentación escolar. Lo cierto del caso, es que el llamado “protector” de Nueva Esparta, es decir, Dante Rivas, ha resucitado tal empresa con la perversa finalidad de desviar las bolsas de alimentos del llamado Comité Local de Abastecimiento y Producción (Clap), hacia la dependencia regional de alimentos, y vender dichas bolsas contentivas de un kilo de azúcar, un kilo de harina, un kilo de arroz, un kilo de pasta, dos kilos de harina de trigo y una lata de sardinas por el monto de Bs. 300 mil, o sea, casi el monto del salario mínimo, mientras el precio regulado de tal bolsa ronda en la actualidad los Bs. 25 mil. La pregunta: ¿Quiénes son los responsables de tal aberración social? Estamos en presencia de un evidente hecho de corrupción pero con mayor saña porque se hace a partir del hambre de la gente, sobre todo la más necesitada. Sin duda, el Clap en Nueva Esparta sólo funciona para el bolsillo de unos pocos, en especial de los maduristas como Dante Rivas ¿Qué dice Freddy Bernal sobre el precio de tal bolsa de alimentos? ¿Podrán desmentirnos.

Pescao Salao el sabor del mar en las palabras

 @jvivassantana

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones