Caracas, 07 de diciembre de 2018/.- Atrás quedaron los tiempos en que un aumento de límite en tarjetas de crédito – TDC -, permitía a los venezolanos hacer gastos extraordinarios como remodelaciones, compra de vestuario, darse unas buenas vacaciones, pagar gastos médicos e inclusive adquirir bienes muebles de alto costo.

Los clientes se quejan de que los aumentos que reciben continuamente por parte de sus entidades bancarias, apenas cubren un cachito y no alcanzan ni para un cartón de huevos.

Inclusive señalan que, se les hace imposible cancelar el nuevo precio del pasaporte, el cual se ubica en 18.000 soberanos y que es obligatorio pagarlo con TDC

En tal sentido, reclaman a sus bancos y piden una respuesta de la Sudeban y del presidente Nicolás Maduro:

Causas: Estructura regulatoria e hiperinflación

De acuerdo al economista Asdrubal Oiliveros, ¿Qué incentivo tiene un banco de aumentar límite de TC cuando tiene una tasa anual de 29 % contra una inflación de más de 2.000.000 %?, resalta.

“Cuando la reposición del plástico no puede cubrirse por comisión que está controlada, obviamente que los incentivos a subir límites no existen”, agrega.

Oliveros explica que emitir una tarjeta (débito o crédito) en todo el proceso le cuesta al banco cerca de US$ 2, que la mayoría de los casos debe pagar en moneda dura por falta de proveedores.

En opinión del economista, “cada vez que se usa una TDC el banco pierde”.


¡Aló San Nicolás! Pensionados comenzaron a recibir su medio petro de aguinaldo, pero a precio viejo

Suscríbase a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook
 Instagram