Caracas, 12 de marzo de 2019. Luego de la denuncia de la desaparición del periodista y defensor de DDHH, Luis Carlos Díaz, realizada por su esposa, Naky Soto, alrededor de las 10 de la noche del lunes 9 de marzo de 2019, efectivos del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia) realizaron un allanamiento en su vivienda a las 2 y 30 de la madrugada del martes 10 de marzo.

Provea acudió al sitio de los hechos inmediatamente después del operativo y pudo recoger el testimonio de Soto. Según sus declaraciones los efectivos presentaron una orden de allanamiento y dos testigos, además de trasladar esposado a Díaz para que presenciara el procedimiento, en el cual requisaron 4 teléfonos celulares, 3 laptops y 1 disco duro, según quedó constado en el acta, como corroboró uno de los testigos. Díaz también aseguró que los funcionarios se habrían apoderado de dinero en efectivo, del cual posteriormente no habría quedado constancia oficial.

Soto pudo conversar brevemente con Díaz, quien le relató que habría sido detenido cuando se desplazaba cerca de la embajada de Corea, en el Country Club, cuando se desplazaba en bicicleta a su domicilio. Asimismo, le confirmó que habría sido víctima de tratos crueles y degradantes durante su detención. La información suministrada por los funcionarios durante el allanamiento es que Díaz, supuestamente, habría cometido “delitos informáticos”.

En las próximas horas debería ser trasladado a un tribunal para ser presentado al Ministerio Público. Quién debería formalizar los cargos contra el defensor de DD.HH o dejarlo en libertad.

El 08 de marzo, el comunicador fue criminalizado por Diosdado Cabello, quien aseguró en un vídeo que era parte de una conspiración, supuestamente era responsable de la avería de la represa del Guri, que originó la interrupción del suministro eléctrico en Venezuela durante varios días.

Según el testimonio, los funcionarios habrían informado que Soto también se encontraba en la orden de aprehensión, pero que debido a su condición (paciente oncológico) no iban a proceder en los momentos. Sin embargo, “si denunciaba, la vendrían a buscar”.

Su esposa, Naky Soto, convocó una movilización, este martes 12 de marzo, a las 11 de la mañana, en las puertas de la Fiscalía en Caracas para exigir la libertad de Díaz, quien también posee la nacionalidad española. También solicitó al equipo técnico de la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas en DDHH, de visita en Caracas, que lo visite en su sitio de reclusión para constatar su integridad física y psicológica.

Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea)

Equipo de prensa de PuntodeCorte

Foto referencial

Lea también en PuntodeCorte

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram