Select Page

Pensar Educativo: Regenerar el pensar en su fenomenología

Pensar Educativo: Regenerar el pensar en su fenomenología

Por: Javier Antonio Vivas Santana

 

La generación escrita y de creación pensativa en el ámbito de la construcción teórica está muy vinculada con la capacidad de indagar, conocer, comprender, aprehender y reflexionar sobre diversas teorías, aunado al estudio fenomenológico de la realidad que circunda sobre las hipótesis de tales construcciones argumentativas. Tomando como esencia aquella frase de culturas islámicas en relación con la necesidad de leer el Corán, hay que beber de la palabra para alimentar el ser, para alimentar el pensar, para generar el pensamiento e intentar desde la reflexión transformar la compleja realidad social.

No es posible encontrar una realidad subyacente en el ser (intelectualidad), si no es posible revisar la historia del pensar y las diferentes formas que confluyen hacia los pensamientos. Construir una dialéctica entre el pensar y el pensamiento requiere interpelarse entre lo oriental y occidental. Entre los significantes y significados. Entre lo concreto y abstracto. Entre el pasado y el porvenir. Entre lo bueno y lo malo. Entre el ateísmo y lo religioso. Entre lo estático y dinámico. Entre lo claro y lo oscuro. Entre lo consciente y lo inconsciente. Entre lo evidente y ficticio.  Entre lo finito e infinito. Entre la alegría y la tristeza. Entre lo femenino y masculino. Entre lo singular y plural. Entre lo apolíneo y lo dionisíaco. Entre el mar y la tierra. Entre el cielo y el infierno. Entre lo simple y lo complejo.  Entre la metafísica y la epistemología. Entre la filosofía y la pragmática. Entre la utopía y la realidad. Entre la mitología y la historia. Entre la infelicidad y la eudaimonia. Entre la vida y la muerte. Hay que construir un oxímoron de planteamientos sustentables sobre el ser, orientados en su esencia educativa y pedagógica, basados en la unión del alma pensante y el alma espiritual.

Desarrollar una dialéctica del pensamiento requiere de la (sub)consciencia del pensar. Ambas van unidas no sólo por las ideas de los pensadores, sino por la espiritualidad del ser. Los escritos, los poemas, las canciones, las pinturas, las esculturas en cada época son más que un hecho de la historia. Son el patrimonio del conocimiento para la humanidad.

Muchos sistemas políticos y económicos son criticados por buena parte de sus componentes sociales y culturales. En ambos casos, el ver pueblos luchando, exigiendo a sus gobiernos derechos por cambios en la imposición de modelos, significa que estamos ante la presencia de estructuras del pensar antagónicas. Unas formas de pensar comienzan a evolucionar en sus pensamientos, a crear texturas que se ubican en una direccionalidad de bienestar colectivo, intuida del cómo la sociedad se desintegra en sus valores y educación, lo cual evidentemente obstaculiza el (de)venir de esa sociedad como un todo.

No obstante, pareciera que las sombras pensativas continúan extendiendo sus tentáculos de dominio despótico, tal y como ha venido ocurriendo desde tiempos de esplendor heleno. Hay una marcado pragmatismo, imbuido por la lógica del capital que ha socavado las esencias del existencialismo. La fenomenología, tal y como han venido desarrollándose, no ha podido aliviar en sus referentes los males que agobian a la humanidad. Para llegar a un nuevo pensamiento, debemos comenzar por regenerar el pensar en su fenomenología. Lo contrario sería el fracaso de teorizar para y en nuestros espacios educativos.

 

@jvivassantana

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones

Vídeos Recientes

Cargando...