Caracas, 01 de abril de 2019/.- La Cota Mil brinda a los caraqueños la oportunidad de abastecerse de agua, de los chorros que corren desde el famoso cerro El Ávila, icono de la capital venezolana.

En otra época, está zona daba la bienvenida a todos aquellos que deseaban hacer deporte y subir por los caminos abiertos para llegar a la enigmática montaña.

Sin embargo, hoy es el escenario de una crisis que afecta a todos por igual,por la falta de agua.

Hasta las religiosas con su hábito, deben visitar la cota mil para llenar sus botellones y abastecerse del vital líquido.

“Cargando agua, reventando ya en el límite de un pueblo venezolano al que le están usurpando todos sus derechos”, comenta una de las monjas entrevistadas.

Puede leer en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Y siganos en TwitterFacebook Instagram