El último estudio divulgado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), sostiene que la actividad económica de Venezuela en 2016, se vio afectada, negativamente, «debido a una fuerte sequía» en el primer semestre, que obligó al racionamiento de los «servicios de electricidad y agua en todo el país». Esto «provocó una reducción de la jornada laboral del sector público, el sector educativo, los centros comerciales y los hoteles».

Destaca la Cepal que «otro elemento que afectó negativamente a la actividad económica en el cuarto trimestre de 2016 y el primero de 2017, fue el anuncio efectuado en diciembre de 2016 sobre la salida de circulación del billete de 100 bolívares, el más empleado en la economía venezolana en aquel momento, que representaba un 38% del total de billetes en circulación y un 76,4% del valor de las especies monetarias en circulación».

Cepal: Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2017.