Artículo escrito en exclusiva para PuntodeCorte.com

Por: Javier Vivas Santana

@jvivassantana

El país lentamente agoniza. Pareciera que nada ni nadie pudiera detener la muerte de la república. La crisis ha alcanzado niveles colosales de miseria, abandono y destrucción que no existe un solo espacio que pudiera ser la excepción ante la anomia que se ha desatado en toda Venezuela.

Ante esta realidad el madurismo no tiene respuestas. Origina una crisis eléctrica que después de echarle la culpa a las ondas electromagnéticas y los francotiradores, termina por destituir sin honores ni gloria al presidente de tal industria y autointerviene la Corporación Eléctrica (Corpoelec).

De esa crisis derivó otra peor que la anterior, como ha sido la distribución del agua, lo que no sólo ha causado imágenes dantesca de personas buscando abastecerse con un tobo de agua, o bañándose en los cauces del río Guaire, siendo obvio que como este problema no puede ser achacado sobre factores externos, pues se apela al discurso pueril que ha sido por la propia afectación de energía eléctrica, y llegan al paroxismo de decir que es un logro de Maduro que un camión cisterna vaya a un barrio, pueblo o ciudad para llevar agua, que incluso hasta resulta de dudosa procedencia.

Entonces, ante el agotamiento de los recursos, ya no sólo financieros por la destrucción de la industria petrolera, sino de fuentes energéticas e hídricas, Venezuela entra en un dilema que mientras está siendo afectada por la sequía, algunos imploran que lleguen las lluvias como forma de abastecerse de agua, olvidando que si se producen constantes precipitaciones, el sistema eléctrico o lo que queda de éste puede terminar colapsando por efecto de sus deterioradas transmisiones, máxime cuando apenas trabaja una de las tres turbinas que abastecen el Gurí, y por ende a prácticamente todo el país.

En consecuencia, una nación con ingentes recursos naturales como la existencia de los ríos Orinoco o Caroní, y con cientos de afluentes de agua dulce en todos los estados, además de contar con suficientes plantas termogeneradoras de electricidad, también cuenta con un régimen que ha condenado a estados como el Zulia y el Táchira a vivir en la oscuridad, sin obviar que el resto de las entidades federales sufren constantemente apagones o racionamientos de energía por el déficit eléctrico, como producto de la liquidación de la represa del Gurí, y otras como la Uribante-Caparo en el Táchira, y que las sedes regionales de la industria eléctrica no cuentas ni con cables para subsanar cualquier eventualidad.

Por ello, que ahora los venezolanos no tengan agua ni por las tuberías es sólo el prefacio de una historia que sólo podrá escribirse con capítulos similares, salvo que uno sea peor y más trágico que el anterior, porque en definitiva nada es posible cambiar con un sistema político totalitario que no sólo emplea de papel higiénico la Constitución y las leyes, sino que utilizando la represión y la persecución judicial, arremete contra las voces disidentes, llegando al extremo de cerrar emisoras de radio porque éstas colocan canciones de auténticos representantes de la música nacional que protestan con un Lamento Bolivariano que un grupo y camarilla de criminales se encuentren usurpando Miraflores.

En síntesis, se agotan hasta los recursos indispensables para vivir como la electricidad y el agua ¿Será qué cuando en los destacamentos y cuarteles cuando no haya luz en los baños, ni tampoco agua en las pocetas, o en sus propias casas, escucharemos decir a los militares impregnados de bazofia política que ellos están allí para defender al “comandante en jefe” de cualquier ataque imperialista? No lo sabemos, lo que si estamos seguros es que si ese ataque llega a originarse en tales reductos de trabajo y residencias de los militares, éste saldrá desde las propias entrañas de esos castrenses y sus aromas serán los perfumes que seguramente otros no huelen en Miraflores. Que nadie se equivoque, la infidelidad política va más allá de una simple traición.

Puede leer otras publicaciones de Javier Vivas Santana haciendo clic aquí


Suscríbase a nuestro canal de Telegram yYouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram