Select Page

Servando Marín Lista: Respuesta a la Carta abierta a la izquierda democrática y al chavismo crítico…

Servando Marín Lista: Respuesta a la Carta abierta a la izquierda democrática y al chavismo crítico…

La lucha ideológica constituye el aspecto principal en los enfrentamientos de clase en desarrollo.

En el chavismo crítico existe una profunda lucha de tendencias. Esta situación se mantiene desde el mismo momento de su nacimiento; no sólo no lo hemos ocultado, sino que conscientemente hemos impulsado y canalizado los enfrentamientos “hacia afuera”. Si el chavismo crítico, es hoy algo muy distinto a lo que era cuando surgió, ello se debe fundamentalmente a que en ningún momento la lucha “hacia adentro” ha sido silenciada. Si hoy existe en el chavismo crítico un alto grado de unidad política, ello se debe a que hemos hecho un esfuerzo por mantener una lucha ideológica más o menos permanente. Desde cierto ángulo la historia del chavismo crítico es la lucha política de masas. Quien lea con detenimiento nuestras declaraciones y materiales políticos básicos, encontrará el reflejo de una constante lucha de tendencias en todas éstas direcciones.

A mi parecer, Nicmer Evans continúa despreciando el trabajo y la participación en cualquier lucha política de masas. Por lo visto, cree en el poder mágico de un “frente antitotalitarista” y no le da, por lo tanto, el justo valor de lo que está pregonando. Pregunto, acaso ese llamado desecha el trabajo abierto y legal. Por la necesidad de darle preeminencia dentro de la presente situación política, respondo, que un “frente antitotalitarista” es insistir en el hecho de que las formas de lucha no pacíficas tienen un carácter auxiliar.

En Venezuela no existe un partido revolucionario y mucho menos un proceso de construcción de las tareas políticas y de masas; y, lo demuestra, hasta el cansancio, la contradicción entre teoría y práctica. Definitivamente, el aspecto principal de esa contradicción, está constituida por una teoría espontaneísta, que comienza a ser asimilada y comprendida en toda su magnitud y alcance por los enemigos de la revolución bolivariana y sus resultados es la experiencia y la reflexión que conducen a niveles superiores de elaboración de la actual lucha armada encubierta.

El aporte de Nicmer Evans, en su artículo del dia lunes, 07/08/2017, https://www.aporrea.org/ideologia/a250567.html, plantea tres propuestas, resumidas en la táctica del condicionamiento o táctica de dos fases y la táctica de no definir posición frente a las elecciones sino estimular los conflictos de clases. Ello conduciría a rendirse sin luchar frente a las elecciones y habla de una supuesta inserción en las luchas de clases sin estarse preocupado por el debate electoral. De hecho, esta política parte de sectores de derecha dominados por concepciones y prácticas espontaneísta. La propuesta está llena de contradicciones y de problemas; cualquier lucha que se desarrolle demostrará la necesidad de una dirección política, de una coordinación de esfuerzos e iniciativas, de un plan de lucha, de una política para la coyuntura y de una política a largo plazo. Solo un movimiento popular capaz de realizar acciones cada vez más coordinadas dentro de un plan y una política global, puede responder a ese poder omnímodo del estado burgués totalitarista.

¡En el nombre de Bolívar, de Cristo y de Chávez, la lucha sigue! … Al ejemplo combativo, revolucionario y subversivo de Jorge Rodríguez en sus 41 años de su siembra.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones

Vídeos Recientes

Cargando...