Caracas, 13 de mayo de 2018/.- Ayer un hecho inédito quedó registrado en la historia de la ciudad. En la esfera de Jesús Soto, esa que brinda color y energía al paso de la autopista Francisco Fajardo, se celebró un matrimonio. Una feliz pareja escogió este lugar que llena de simbolismo a Caracas para darse el sí acepto, al paso de los transeúntes.

Desde 1996 esta obra se ha convertido en un punto referencial para los caraqueños. Fotos bajo los colores naranjas, bañados por el azul del cielo y el verde de los árboles son características en muchas redes sociales. Muchos considerarían que el transeúnte que recorre a diario la importante vía exprés de la ciudad está huérfano y ansioso de referentes y quién mejor para asumir este rol que el maestro del cinetismo, uno de los mejores embajadores del talento nacional.

«La Esfera de Caracas» se colocó en el distribuidor de Santa Cecilia. Es una lluvia cinética que consiste en una repetición de líneas que sólo pueden ser completada bajo la subjetividad de quien la observa».

Para el maestro Soto «la obra de arte debe ser capaz de suscitar emoción de quien la contempla, pero eso no quiere decir que ella deba nacer de una situación emotiva. Si tiene un origen, ese es el pensamiento, el rigor, la lógica de la investigación artística. El arte no es una expresión, el arte es conocimiento».

Lee también: Es oficial, no hay boletos y trasladarse en el Metro de Caracas ahora es 100% gratis


 Suscríbase a nuestro canal en Telegram a través del enlace https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram