Caracas, 7 de julio de 2019.

Por José Gregorio «El Gato» Briceño Torrealba

@josegbricenot

«Si es una aberración que la tortura exista en el  siglo XXI, es horrendo que cerremos los ojos  ante ello» Abel Pérez Rojas (1970) Educador mexicano


Estamos claros los venezolanos con quienes estamos tratando, pero el tema principal de nuestra incesante solicitud de ayuda a la comunidad internacional es hacerles ver y comprender sin vacilación ni titubeos que no estamos tratando con unos  dictadorcillos que secuestran el poder  por satisfacer el ego, por amparar ideologías,  sino que quienes tienen a nuestra patria destruida y sometida son criminales de pura casta , descendientes intelectuales , admiradores y excelentes pupilos de los seres de mayor criminalidad sanguinaria de la historia humana:  Nerón, Joseph Mengele,  Stalin, Atila, aderezando su currículum son excelentes discípulos de Chávez y Fidel y  seguramente han pactado con Mandinga lo que los hace en la actualidad sin duda, los seres más peligrosos del mundo.

Son capaces de acciones tan crueles que son poco creíbles, por tal razón hemos sufrido de la indiferencia, la disyuntiva y el recelo de quienes teniendo la posibilidad de apoyarnos aún sospechan que estemos exagerando en nuestras denuncias.

Para que se disipen sus dudas,  la ONU una institución que se considera de vital importancia para preservar la paz y defender el respeto de los derechos humanos, a pesar de que también ha sido cuestionada por su poca eficacia, sigue siendo la institución por excelencia para dirimir situaciones de interés mundial, ha elaborado un informe que deja en cueros a la dictadura genocida que oprime a Venezuela.

Por eso no  debe extrañar que sigan sucediendo tantas atrocidades en Venezuela, que hayan reinstaurado la barbarie pues la crueldad  ya es una política de estado de esta corporación criminal internacional, liderada por Nicolás Maduro y Diosdado Cabello que tiene secuestrada a  mi amada patria y son los ejecutores de los miles de casos de agresión, tortura y asesinato contra disidentes. Lo sucedido con el capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, la ejecución en vivo de Óscar Pérez y su gente, los homicidios del concejal Fernando Albán,    Rodolfo González conocido como «El Aviador», Carlos Andrés García concejal apureño, Modesto Díaz, Nelson Martínez ex director de PDVSA, Virgilio Jiménez, sólo por recordar casos que estaban bajo custodia, presos o en «protección» del narcoregimen.

Yo le pregunto al peor y más cobarde cómplice de los asesinos, a la chica del circo más obediente, al fiscal de facto Tarek William Saab si se le olvidó cuando presidió la comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Nacional Constituyente para redactar al actual Constitución «vigente» en el año 1999, cuando se discutió el artículo 43 y 46 numeral 1 que establece: «ninguna persona puede ser sometida a penas, torturas o tratos crueles, inhumanos o degradantes practicado o tolerados por parte de agentes del Estado, tiene derecho a la rehabilitación».

Es tan depravado este sigüí, que manda a imputar el delito de “Homicidio Preterintencional con causal” a los dos detenidos por la muerte del Capitán Rafael Acosta Arévalo, ignorando los delitos previstos en la Ley Contra la Tortura, o sea, que con esa imputación la pena máxima es 9 años. Aparte de su servilismo, este bufón se retuerce, se  tongonea, disfruta su maldad  y es tan pusilánime y tan culpable como los autores materiales e intelectuales, al desconocer la ley y los reglamentos internos, sabiendo que el poder militar es estrictamente vertical y por esta razón resulta imposible creer que estos uniformados hayan actuado sin antes haber recibido órdenes expresas de sus superiores inmediatos.

El descaro es tal que ve , constata nuevamente en este crimen al mismo mayor que fusiló a Óscar Pérez y su gente, Alexander Gramko Arteaga, director de Asuntos Especiales de la DGCIM, es el ejecutor de las operaciones de tortura y procedimientos especiales y que bajo su mando se realizan las desapariciones forzadas y ejecuciones contra los militares y civiles enemigos del régimen y no denuncia esta coincidencia. Es bien sabido que es un hombre de la entera confianza de Diosdado Cabello y Pedro Carreño los sicarios intelectuales.

Este fiscal, arrastrado monigote del régimen,  para remate no se pronuncia ni diligencia la entrega del cadáver del capitán Acosta Arévalo habiendo pasado ya 9 días del asesinato, obviamente no sabe cómo tapar los signos de asesinato por tortura y el informe forense  que ya se filtró en las redes sociales.

Las instituciones del país están tan pervertidas que  reconocidos delincuentes nacionales e internacionales son protegidos y amparados como es el caso del jefe del colectivo “La Piedrita” radicado en la parroquia 23 de enero de Caracas, Valentín Santana que tiene 5 órdenes de captura por 9 homicidios y es intocable. Asimismo jefes de cárteles de narcotráfico jerarquía media, jefes de células de Hezbollah en Suramérica entre otras abstracciones.

El informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet corrobora lo que se ha venido denunciando, cerca de 7.000 ejecuciones extrajudiciales se produjeron en Venezuela en el último año y medio, o mejor dicho, fusilamientos en la revolución chavista, según el informe publicado el pasado jueves.

Es importante y no menos interesante destacar que dicho informe no dejó por fuera al capo Diosdado Cabello.  Michelle Bachelet afirmó de manera directa  que el programa que dirige el narco Cabello en televisión: «Con el mazo dando» incita al odio y delata que

“estas políticas van acompañadas de una retórica pública, utilizada también por autoridades de alto rango, que desacredita y ataca de manera constante a quienes critican al Gobierno o se oponen a él”.

Otro dato que para mí es de suma importancia es que desconoce la Asamblea Nacional Constituyente

(A.N.C) afirmó que la Asamblea Nacional Constituyente que preside Cabello, fue «establecida en agosto de 2017 tras un proceso electoral carente de inclusión política y viciado de irregularidades”. Agrega que “la ANC asumió de facto las responsabilidades constitucionales de la Asamblea Nacional”. Dijeran en mi pueblo: ¿Cómo le quedó el ojo?

Sin lugar a dudas como el informe tiene alcance mundial, el capo Cabello hoy resulta ser un personaje cuestionado hasta por la ONU. El tiempo de Dios es perfecto, cuando yo comencé denunciar a Diosdado Cabello Rondón en el año 2011 y luego lo hice responsable intelectual del atentado en mi contra en dónde murieron uno de mis escoltas y un delincuente, y suministré el dato de uno de los detenidos que su padre vivía a pocas casas de la madre de Diosdado en la población de El Furrial, a eso le echaron tierra y taparon todo y muchas gente no me creyó. Pasaron 8 años y podemos ver que el tiempo me dio la razón, que hasta es cuestionado por el reciente informes de la O.N.U señalado e imputado por las autoridades americanas por los delitos de narcotrafico y terrorismo: sigue asesinando y desapareciendo gente inocente y estoy súper seguro que su vida no le alcanzará para pagar tantos daños a miles de Venezolanos.

No comprendo cómo es posible después de relatar tanta crueldad o atrocidades, los voceros de la oposición de mi país, se sigan sentando a dialogar con unos narcoterrorista asesinos. No quiero ser testigo de que luego de pasados algunos días o semanas de esta última escalada del escuadrón del mal para que se hable de un nuevo dialogo. ¿Será que hacen falta  otros muertos?

Mi voz de protesta desde la cárcel del exilio donde sigo inquieto  y muy esperanzado el desarrollo y consecuencias de este informe, pues llegó la hora de que los asesinos de mi pueblo pasen al lugar que les corresponde, el patíbulo de la historia, hay que pagar por los asesinatos cometidos y la crueldad esparcida contra los venezolanos.

Quedo encaminado en la senda de la justicia que nos llevará pronto a la libertad, sin titubeos y con lo único que me queda MI PLUMA Y MI PALABRA

José Gregorio «El Gato» Briceño Torrealba


Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram