Caracas 29 de enero de 2019. Efectivos del Cicpc (Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas) este fin de semana detuvieron a Gabriela de Nazareth Aguilera (23 años) en la estación Plaza Venezuela, del Metro de Caracas. Se le acusa de «usurpación de funciones» y de «poner en riesgo la vida de los ciudadanos».

Las autoridades sostienen que Aguilera operó trenes sin formar parte de la nómina del Metro de Caracas C.A, ni estar certificada para tal labor desde 2017.

Tal como se observa en la base de datos del IVSS (Instituto Venezolano de Seguros Sociales), ciertamente Aguilera no aparece como empleada fija del Metro de Caracas. Según registra el IVSS, su último empleo fue en una empresa textil, Texcoven, de la cual estaría cesante desde 2016.

El entorno de Gabriela considera que el despido obedece a su participación en la marcha convocada por la Asamblea Nacional el 23 de enero. Y al examinar en sus redes sociales, se observan fotografías portando el uniforme del sistema subterráneo y con compañeros del Metro.

Muchas dudas saltan a la luz. ¿Es tan fácil entrar al Metro de Caracas, hacerse con uniformes, operar trenes y convencer a los trabajadores de tomarse fotos?

Con información de Caraota Digital

Foto referencial

Lea también en PuntodeCorte

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram