Caracas, 20 de junio de 2019. Trabajadores de Inparques denunciaron este miércoles a través de un comunicado que viven una “desidia” dentro de la institución, producto del abandono de la administración de Nicolás Maduro.

Aseguran que llevan cuatro años sin uniformes, los equipos se encuentran en paupérrimas condiciones, cuentan con un “salario de hambre”, y sin respuestas por parte de las autoridades para dar solución a la situación.

“En el caso de los que se desempeñan en el Parque del Este, están expuestos a diferentes factores que van desde el contagio de enfermedades transmitidas por los animales en cautiverio, los hongos presentes en los cuerpos de agua asociados a los mismos, así como el incremento en la frecuencia de accidentes laborales por falta de herramientas y equipos de seguridad adecuados”, reza la misiva.

A continuación, comunicado íntegro:

INPARQUES, patrón INDOLENTE

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Artículo 87…El Estado garantizará la adopción de las medidas necesarias a los fines de que toda persona pueda obtener ocupación productiva, que le proporcione una existencia digna y decorosa y le garantice el pleno ejercicio de este derecho…Todo patrono o patrona garantizará a sus trabajadores y trabajadoras condiciones de seguridad, higiene y ambiente de trabajo adecuados… Artículo 91. Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales.

Ante la desidia del patrón, lo primero que debemos hacer es comunicarnos y organizarnos para defender nuestros derechos laborales; por eso hoy convocamos a un compartir con los trabajadores de INPARQUES, dada la grave problemática que ocasionan los cuatro años sin recibir uniformes e implementos de seguridad personal, dotaciones que son obligación contractual.

Esta situación pone en riesgo la salud de los trabajadores quienes, en el caso de los que se desempeñan en el Parque del Este, están expuestos a diferentes factores que van desde el contagio de enfermedades transmitidas por los animales en cautiverio, los hongos presentes en los cuerpos de agua asociados a los mismos, así como el incremento en la frecuencia de accidentes laborales por falta de herramientas y equipos de seguridad adecuados, situación que se agrava por la inoperancia del servicio de HCM de cobertura ínfima y la ineptitud del servicio de atención del SSO y, como remate, la paupérrima capacidad adquisitiva de LOS SALARIOS DE HAMBRE que percibimos. En pocas palabras, INPARQUES nos somete a pobreza extrema porque devengamos a diario el equivalente a 0,24 centavos de $, monto muy inferior a los parámetros establecidos por el Banco Mundial que indican que el ingreso diario que debe percibir un trabajador es 1,90 $.

Por ello, los trabajadores de INPARQUES seguiremos activándonos en defensa de nuestros derechos, porque está suficientemente demostrado que el trato digno al trabajador, como derecho humano, ha sido convertido en inalcanzable por los directivos del Instituto.

En INPARQUES la Constitución, en lo que a derechos laborales se refiere, es LETRA MUERTA.

Caracas, 19 de junio de 2019

SUNEP INPARQUES

Lea también en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Siguenos en TwitterFacebook Instagram