Caracas 03 de abril de 2018/.- El valor de 450 mililitros de sangre puede ser de hasta 4 millones de bolívares. La venta no se hace en un local de suministros médicos ni en un banco de sangre venezolano. Se comercializa, como las jeringas y el algodón a las afueras de los hospitales públicos. La carencia de las unidades de sangre en los bancos de los centros de salud ha desatado un nuevo mercado negro en el país: el tráfico sanguíneo.

La escasez de la sangre y sus derivados del sistema público sanitario, necesarios para miles de pacientes se debe a la falta de reactivos para analizar estos fluidos y a la insuficiencia de bolsas para el almacenamiento de sangre.

La falta de las unidades de sangre y la importancia vital que tiene el recurso, hacen que el mercado negro del tráfico ilegal se sustente. Los compradores llegan a “pagar lo que les pidan”, si de esa compra depende la salud del familiar.

Los bancos de sangre de los hospitales zulianos no tienen reactivos ni bolsas para almacenarla. Solo la Unidad de Hematológica del Zulia tiene una reserva, pero se hace insuficiente ante la demanda.

El precio de la unidad de 450 ml puede redoblarse, si se tratara de un tipo de sangre difícil, por ejemplo, la RH negativo. Hasta 8 millones de bolívares puede valer, unos 39 dólares, al cambio no oficial.

Médicos de cinco estados de Venezuela y de Caracas aseguraron a la agencia Efe que esta situación, denunciada por la Coalición por la Defensa del Derecho a la Salud y a la Vida de las Personas en Venezuela (Codevida), se repite en sus lugares de trabajo siempre con los supuestos responsables en la penumbra.

Continúe leyendo este artículo en: Panorama.com

Lea también: Dos médicos comunitarios fueron detenidas por hurto de insumos 

Foto: Intereconomia