El mayor general en situación de retiro, muy cercano a Hugo Chávez pero a años luz de Maduro, reitera que apoya “al único poder legítimo” en Venezuela. “Mi retorno a Venezuela va a ser de la mano de la Constitución al concluir la usurpación”, anuncia Alcalá, hoy exiliado en Colombia.

Más de uno debe haberse sorprendido cuando el mayor general en situación de retiro Cliver Alcalá Cordones dio su abierto apoyo a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela. Ver a Alcalá Cordones, ex edecán del presidente Hugo Chávez, manifestar su respaldo a Guaidó era tal vez el paso final de un camino que comenzó con su separación del mandatario Nicolás Maduro en el año 2015 y siguió con las críticas a uno de los proyectos emblemáticos del madurismo: el Arco Minero del Orinoco.

Alcalá Cordones tomó la decisión de salir de Venezuela, y radicarse en Colombia en 2018, ante la posibilidad de ser víctima de la persecución política que ya ha puesto tras las rejas a otro oficial leal a Chávez: Miguel Rodríguez Torres, quien se consume en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

Tiene el peor concepto de Maduro y sus funcionarios cercanos: Hoy hay “un individuo que ha secuestrado todas las instituciones, y de eso no escapa la Fuerza Armada: la está usando para su beneficio netamente personal”, acusa. Venezuela es víctima de “un Estado de facto”, denuncia Alcalá Cordones en entrevista con Punto de Corte.

“Me someto al artículo 333”

¿Por qué tomó la decisión de apoyar a Guaidó? ¿Realmente lo considera el presidente legítimo de Venezuela?

Apoyo al único poder legítimo en Venezuela. Maduro se valió de tretas junto a poderes ilegítimos como el TSJ, el CNE, de la espuria ANC y de la violación constante de la Constitución para llegar a la falsa elección del 20 de mayo de 2018. A partir del 10 de enero de 2019 su total ilegitimidad se hizo presente.

¿Por qué se marchó a Colombia? ¿Qué espera poder hacer allá?

Salí del país para no ser objeto de una detención abusiva e ilegal como la que sufrieron varios dignos y valientes oficiales de nuestra FAN durante los años 2017, 2018 y 2019.

¿Usted tenía planeado ingresar armado -y con soldados venezolanos- al territorio nacional el pasado 23 de enero, como lo acusó Freddy Bernal?

Fuera del territorio nacional me someto al artículo 333 de nuestra Constitución Nacional. Ingresaré a Venezuela con mi Constitución, ley nacional violada por Maduro y sus cómplices.

Sigue presente el escenario de la rebelión militar

Maduro sigue en el poder y Guaidó dice que es el presidente interino. ¿Quién manda en Venezuela?

Maduro sigue usurpando funciones que no le corresponden. El presidente Guaidó continúa su lucha para salir del clan criminal que mantiene el secuestro de la institucionalidad del Estado. Lo impiden por ahora las acciones criminales del señor Maduro. Como ejemplo reciente: el genocidio implementado contra la población en Venezuela durante los cinco días del apagón en el país.

Usted llama a la juventud militar a convencerse del rol histórico que debe cumplir. ¿Es un llamado a que se dé un golpe de Estado, o a tomar qué acciones?

La juventud militar es nuestra última reserva moral en la aplicación del artículo 333 de la Constitución. El llamado es a deponer la tiranía representada por el clan criminal Maduro-Diosdado.

¿Ve viable el escenario de la rebelión popular y militar? ¿Cómo, si la Fuerza Armada está con Maduro? ¿O no es así?

El escenario de la rebelión popular y militar está y estará presente. Y el principal enemigo de la Fuerza Armada es la dupla Maduro-Padrino. Definitivamente es así.

Se cierra la salida negociada

Usted afirma que hay clanes criminales internacionales instalados en Venezuela. ¿Cuáles y qué intereses defienden?

Maduro repartió el Gobierno a los clanes criminales dirigidos por políticos y militares, y generó un saqueo a las instituciones y a los recursos de todos los venezolanos. Defienden intereses personales y de carteles dedicados a  ilícitos internacionales.

¿Es posible una salida negociada a la crisis, como la que promueven la Unión Europea y otros factores?

Con la delincuencia organizada e instalada en el gobierno de Venezuela lamentablemente solo existe una salida, y creo que no es negociada. Tenemos un historial muy lamentable en el país en los últimos años en referencia a cómo respeta el gobierno las negociaciones. Y cómo se burlan de la población.

¿De la reunión entre Rusia y Estados Unidos usted descarta cualquier salida negociada y electoral? ¿Habría gobernabilidad en el país si Maduro saliera del poder por otra vía?

Cualquier negociación con estos criminales generaría muchos problemas. El país está agotado de esos diálogos falsos, independientemente de que ahorita se estén generando con otros factores internacionales. El diálogo que surja de allí deja latentes todas esas mafias criminales que hay en Venezuela, y eso impediría notablemente el ejercicio del gobierno futuro. Lamentablemente los factores que manejan el gobierno se han criminalizado tanto que es necesario extirparlos porque están al margen de la ley y de la Constitución, y eso no va a cambiar por un diálogo entre las potencias para definir elecciones. El tema es más profundo: es una sociedad lesionada, herida, distorsionada.

Defiende el voto de los militares

¿Cuándo volvería a Venezuela?

Mi retorno a Venezuela va a ser de la mano de la Constitución al concluir la usurpación y comenzar un trabajo de todos los venezolanos de recuperación y restauración de la Constitución y de construcción de la República, porque Maduro ha lesionado en todos sus órdenes la república, la soberanía, elementos esenciales para la construcción de un Estado-nación. Eso está cerca, sin duda alguna. Yo aspiraría, en lo personal, a que todo saliera en paz, pero eso no se logra y se evidenció el 23 de febrero cuando a un país urgido de medicinas, en medio de un genocidio, se le impidió que le llegara la ayuda humanitaria. El pueblo venezolano está sometido ahorita a una situación humanitaria realmente depredadora.

Al calor del debate escenificado este martes 19 de marzo en la Asamblea Nacional (AN), en el cual se aprobó un acuerdo –una nueva apelación a la Fuerza Armada para que actúe contra Maduro– pero también se reitera que los militares deben volver a ser lo que eran antes, Alcalá Cordones dio su dictamen. A su juicio, los avances en la Constitución sobre la Fuerza Armada “son significativos” y que un oficial vote “no le quita responsabilidad ni legitimidad” sino que “le brinda legitimidad como ciudadano”. Eso, asegura, “no está en discusión” con el cambio político que, en su opinión, sí vendrá. 

Lea otras entrevistas exclusivas de Vanessa Davies aquí en Punto de Corte


Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram