Select Page

Vanessa Davies entrevista a Héctor Navarro: “Quienes nos acusan de traidores por reunirnos con Guaidó son los que traicionaron a Chávez”

Vanessa Davies entrevista a Héctor Navarro: “Quienes nos acusan de traidores por reunirnos con Guaidó son los que traicionaron a Chávez”

Participó en la reunión con Juan Guaidó, a quien reconoce como presidente de la AN pero no como presidente encargado


Por: Vanessa Davies.

El adelanto de las elecciones parlamentarias es un paso más hacia la guerra, advierte Navarro, exministro de Hugo Chávez y promotor de la Plataforma en Defensa de la Constitución. Sigue a la espera de que Nicolás Maduro los invite a una reunión para defender su propuesta: el referéndum consultivo que dé paso a la relegitimación de los poderes

Política y guerra no son lo mismo ni se escriben igual, y el pasado 5 de febrero dos adversarios históricos lo ratificaron al sentarse frente a frente en el Palacio Federal Legislativo.

Poco menos de dos horas duró el encuentro entre el presidente de la Asamblea Nacional (AN) y presidente encargado, Juan Guaidó, y un grupo de exministros del presidente Hugo Chávez y líderes históricos del chavismo. Pero ese intercambio envió un mensaje poderoso al país: venezolanos, por encima de las diferencias políticas e ideológicas, pueden –y deben- conversar.

“Juan Guaidó se puso a la orden de nosotros, y nosotros también nos pusimos a la orden, porque estamos a la orden de contribuir con el camino a la paz”, subrayó Héctor Navarro, exministro de Chávez, promotor de la Plataforma en Defensa de la Constitución y uno de los participantes en este “cara a cara” con Guaidó.  

ex ministros de Chávez
Reunión de ex ministros de Chávez con el presidente de la AN, Juan Guaidó

La del martes 5 de febrero “fue una reunión cordial, que duró poco menos de dos horas”, contó Navarro en entrevista con Punto de Corte. “No hablamos sobre Chávez. Guaidó dijo que sabía que somos militantes del chavismo y agradeció que aceptáramos su invitación”. Para ninguno de los bloques fue tarea fácil: Juan Guaidó es dirigente de Voluntad Popular, partido fundado por Leopoldo López; y el grupo de dirigentes de izquierda (con figuras como Oly Millán, Héctor Navarro, Rodrigo Cabezas, Gonzalo Gómez, Esteban Emilio Mosonyi, Edgardo Lander, Santiago Arconada, Gustavo Márquez de la Plataforma en Defensa de la Constitución, y por otro lado Sergio Sánchez del MADDT y Nicmer Evans del MDI) mantienen posiciones distintas a las que propugna el partido naranja.

El haber dialogado con el presidente de la AN ha implicado, para sus protagonistas chavistas, recriminaciones, comentarios y descalificaciones. Pero, como lo confirma Navarro, no se arrepienten de haberlo hecho. Y no solo eso: lo repetirían, si es necesario, para que dejen de escucharse los tambores de guerra en Venezuela.

¿Por qué se reunieron con adversarios históricos del chavismo?

Bolívar y Morillo fueron capaces de sentarse para entenderse, y de allí surgió la regularización de la guerra. Imagino que ambos fueron muy criticados en ese momento. Hay que recordar esa entrevista entre Bolívar y Morillo, y cómo se dio. Había una guerra en la que la gente se estaba matando. Hay que ver lo que significa eso. ¿Cuándo nos vamos a sentar nosotros ahora? ¿Cuándo haya guerra? Hay fanáticos que quieren la guerra. La guerra es un negocio para los imperios, para traficantes de armas, para Trump.

¿También es para gente aquí?

Claro que sí. Para la gente que aspira a ponerle la mano a la renta petrolera y la renta minera, que pugna por posiciones de poder. Lo que hay ahora son negocios, simples negocios. Destruir para reconstruir es un negocio.

No reconocemos a Guaidó como presidente encargado

¿El chavismo originario claudica en sus banderas por acudir a esa reunión?

De ninguna manera. No me gusta ese término de chavismo originario; tampoco me gusta el de disidente. Los “disidentes” del chavismo, en todo caso, son los que están gobernando ahorita, por el daño que le han causado al chavismo. Además, cuando Chávez forma gobierno no lo hace para una revolución socialista, sino para un ideal del ejercicio de la soberanía, la democracia profunda. El socialismo se plantea posteriormente.

¿Por qué dieron el paso de reunirse con Guaidó?

Fuimos invitados por Guaidó. Nosotros, como Plataforma en Defensa de la Constitución, tenemos mucho tiempo activos y hemos hecho denuncias, por ejemplo, contra el Arco Minero del Orinoco. Como concluimos que lo que está ocurriendo son violaciones de la Constitución, nos constituimos en un equipo para la defensa de la Constitución. Si estamos preocupados por una posible guerra, y nos llama uno de los que está dando el frente en uno de los trenes que viene a chocar, y dice que quiere hablar con nosotros, no podemos perder esa oportunidad. Nosotros fuimos porque Guaidó nos pidió que le expusiéramos lo que pensamos. Fue muy honesto de su parte. Le llevamos cartas y documentos y le manifestamos que no aceptamos una intervención militar en Venezuela.

¿No es un reconocimiento a Guaidó como presidente encargado?

No lo reconocemos como presidente encargado. Lo reconocemos como presidente legítimo de la Asamblea Nacional. El presidente de Venezuela es Maduro, aunque no nos guste. A mí no me gusta Maduro, le he pedido la renuncia, pero en un país no puede haber dos fiscales, dos presidentes y dos asambleas, porque vamos a terminar teniendo dos ejércitos. Hay que buscar espacios en nuestra Constitución, que sí los tiene en la figura del referéndum consultivo.

¿Qué le propusieron a Guaidó?

Le dijimos que no vemos factible la convocatoria a elecciones ya. Lo constitucional es un referéndum consultivo y que el pueblo diga si quiere o no la relegitimación de los poderes públicos. Pero ese referéndum hay que hacerlo sobre la base de un CNE que debe ser acordado por las dos partes.

¿El primer paso es el acuerdo para un  CNE?

Estamos diciendo que los dos factores deben sentarse y ponerse de acuerdo para evitar la conflagración. El pueblo debe presionar para que no nos lleven a ese conflicto. Estamos por empezar a recoger las firmas para el referéndum consultivo. El CNE es el que tiene que dar las planillas oficiales. Nos estamos preparando para ir a buscarlas. ¿Qué va a hacer el CNE? Puede darnos las planillas, o decirnos que no hay.

¿Y si les cierran la puerta?

Buscaremos la forma de abrir las puertas. Hay que presionar. Es una tarea difícil, pero es la diferencia entre la guerra y la paz.

Esperamos una invitación de Maduro

¿Acordaron algo con Guaidó?

No fuimos a acordar algo con Guaidó. Nosotros planteamos nuestro punto de vista y él planteó el suyo. Él pide elecciones ya, y nosotros no estamos de acuerdo con eso, porque sería un acuerdo de cúpulas a espaldas del pueblo. En cambio el referéndum consultivo sí abre las puertas a todo lo demás.

¿Y el cambio en el CNE?

En este CNE nadie confía. La propuesta es sencilla: Que se pongan de acuerdo todos. Esto debe ser con un acuerdo político de gente honorable. Que, por ejemplo, las universidades también postulen. En una semana se puede tener un nuevo CNE si hay voluntad política.

¿De verdad no acordaron nada con Guaidó?

No se trataba de acordar algo. Era un intercambio. Nosotros le agradecimos su invitación. Esperamos una invitación similar de Maduro para llevarle el mismo planteamiento.

¿Qué otros puntos debatieron?

Guaidó dijo que no estaban de acuerdo con una intervención extranjera ni con el Arco Minero del Orinoco.

¿Hubo una coincidencia de cuánto?

Guaidó dijo que de más de 80%. Aseguró que había una coincidencia importante con nuestros planteamientos. En todo caso el encuentro fue una manifestación de cordialidad y de apertura.  

¿Del Gobierno no los han llamado?

No nos van a llamar, pero tenemos la obligación de plantear que estamos dispuestos a reunirnos.

¿Se ven como traidores por haber acudido a la reunión?

Yo lo de “traidor” hasta lo tengo por escrito, porque me botaron del PSUV y me lo dieron por escrito.

¿Piensa que traicionaron algo?

Los que traicionaron son Maduro, Cabello y compañía. Quisiera saber dónde estuvo Cabello el 11, 12 y 13 de abril de 2002, mientras Chávez estuvo secuestrado. ¿Quién defiende ahora el legado de Chávez?

¿Qué piensa del adelanto de las elecciones parlamentarias?

 Es una escalada más hacia la guerra.

¿Por qué?

Porque, como no puedo ponerme de acuerdo contigo, te elimino. Plantearse la disolución de la Asamblea Nacional, que tiene plena legitimidad, a partir de un cuerpo que no la tiene,  que es la constituyente, es una escalada en la provocación. No sé quién los está aconsejando, pero eso aproxima más las dos locomotoras que se aproximan a toda velocidad.

¿Tienen previsto volver a reunirse con Guaidó?

No. Nosotros estamos a la orden, pero mantenemos la ruta que nos trazamos: recolección de firmas y referéndum consultivo. La otra ruta es la de la guerra: imponer las elecciones legislativas es un sin sentido. Llamar a elecciones generales tampoco es coherente. La vía constitucional es la del referéndum consultivo.

¿No es demasiado lento?

Más lentas son las elecciones. Las elecciones generales requieren la renuncia de todos los poderes. Si no se ponen de acuerdo ni siquiera para un referéndum consultivo, ¿se pondrán de acuerdo para renunciar todos?

Lea otras entrevistas exclusivas de Vanessa Davies aquí en Punto de Corte


Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones