Caracas 22 de abril de 2019. Cada 22 de abril se celebra en el mundo el «Día de la Tierra» donde cada año se busca crear acciones necesarias para cuidar, mantener, conservar y valorar el planeta y todos sus recursos naturales.

El Día de la Tierra es una jornada festiva celebrada por más de mil millones de personas en 190 países. Manifestaciones con el color verde como protagonista, plantación de árboles, limpieza de bosques y playas y actividades en defensa del medio ambiente y de concienciación política protagonizarán esta jornada.

Sin embargo, esas acciones distan mucho de la realidad que hoy vive nuestro planeta, producto de la mano del hombre , quien se ha convertido en el enemigo número uno del también hogar de cientos de especies de flora y fauna.

La destrucción global y sin precedentes a la que asistimos a nuestro alrededor, junto a la reducción de las poblaciones de plantas y de vida silvestre están directamente relacionadas con la actividad humana: el cambio climático, la contaminación, la deforestación, la agricultura insostenible y los pesticidas, el tráfico y la caza furtiva de animales, la pérdida de hábitat… son, entre otros, impactos decisivos en lo que nos rodea.

Al referirnos a la biodiversidad, que es la variedad de seres vivos que existe en el planeta, la cantidad de especies de flora y fauna que desaparece en la Tierra se estima que ronda entre las 150-200 cada 24 horas. Este ritmo merma a pasos agigantados la biodiversidad del planeta y, por desgracia, los humanos tenemos tanto que ver en el problema que el ritmo actual es mil veces mayor que si fuera una extinción natural de especies.

Donald Falk, catedrático de Ecología de la Universidad de Arizona, lo explica de esta manera tan ilustrativa: “Las especies son como ladrillos en la construcción de un edificio. Podemos perder una o dos docenas de ladrillos sin que la casa se tambalee, pero si desaparece el 20% de las especies, la estructura entera se desestabiliza y se derrumba. Así funciona un ecosistema”.

El planeta está al borde del colapso casi sin darnos cuenta, ya que producimos 150 millones de toneladas de plástico de un solo uso cada año y, de ellas, ocho millones de toneladas acaban en el mar; en los últimos 25 años el nivel del agua del mar ha subido el doble de lo previsto; el 40% de la población mundial tiene ya problemas por la escasez de agua… y si el planeta consumiera al ritmo que lo hace España, el 11 de junio se nos agotarían los recursos de la Tierra para un año.

Por si esto fuera poco, la contaminación, como alerta Naciones Unidas, es responsable de una de cada seis muertes a nivel mundial, matando a más personas incluso que la guerra, el hambre o los desastres naturales.

Esta jornada, designada por Naciones Unidas, nos brinda la oportunidad de concienciar a todos los habitantes del planeta sobre los problemas que afectan a la Tierra y a las diferentes formas de vida que en él se desarrollan, porque la Tierra y sus ecosistemas son nuestro hogar, así que para alcanzar un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras, es necesario promover la armonía entre ambos.

Lea también en Punto de Corte:

Con información de El País

Foto: NatGeo

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram