Caracas, 01 de julio de 2019/.- El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, dijo la semana pasada durante su programa Con El Mazo Dando, que el capitán Rafael Acosta Arévalo, se encontraba junto a otros implicados, a “buen resguardo” de la autoridades, “sumando lo que tenga que sumar”.

Cabello explicaba con una lamina, el supuesto complot en el que el capitán que murió bajo custodia del régimen, participaba para asesinar a Nicolás Maduro, Cilia Flores y otros personajes oficialistas.

Acosta Arévalo, fue detenido junto a otros oficiales militares y funcionarios del CICPC, el pasado 21 de junio, durante la visita de la Alta Comisionada de Naciones Unidas, Michelle Bachelet.

Su detención, de acuerdo a la versión dada en público por el ministro Jorge Rodríguez, era producto de una investigación que por meses llevaban a cabo, para desmantelar un plan terrorista que supuestamente pretendía despojar del poder a Maduro y asesinar figuras públicas, civiles y militares.

Antes de la audiencia de presentación, el capitán con signos visibles de tortura, debió ser trasladado de emergencia al hospital militar donde falleció.

Ni Diosdado, ni Maduro, han salido en público a declarar sobre el tema, únicamente han circulado comunicados donde se defiende la investigación realizada, y los procedimientos que desarrollan los organismos de seguridad, «respetando» los DDHH.

Puede leer en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Siguenos en TwitterFacebook Instagram