Caracas 26 de abril de 2018/-.

Texto íntegro.

Estimados hermanos de Voluntad Popular:

Con pesar en el pecho escribo esta carta para informar mi renuncia irrevocable a este partido político luego de casi 6 años de militancia partisdista en las filas naranja.

Desde que abordamos el debate en el Encuentro Federal de Activistas (EFA) sobre nuestra postura electoral en las elecciones municipales, defendí con fervor la necesidad de participar en esas elecciones con nuestros candidatos a alcaldes y concejales.

Luego, en otro EFA posterior, defendí nuevamente la tesis de la participación en el evento electoral nacional. Abracé la idea de que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y todos los partidos que la integramos, debíamos hacer unas primarias donde el pueblo en unas elecciones abiertas escogiera no sólo a un (a) candidato (a) presidencial. Además a un líder opositor que fuera legitimado por las bases populares.

Sin embargo, se decidió erróneamente, a mi modo de ver, por la no participación, por la inercia política. Sin tener una estrategia de qué hacer frente a las circunstancias que vive nuestro país actualmente. Estamos en una especie de «engatillamiento» en el que deploramos la participación pero no trazamos el rumbo estratégico a seguir por la gente para salir del caos, hambre y miseria que ha dejado la narcodictadura en Venezuela.

No podemos renunciar a ningún escenario y forma de lucha: incluyendo el electoral.

La unidad fue una fortaleza poderosa que el régimen no pudo vencer en diciembre de 2015 y si hubiésemos mantenido una plataforma electoral firme y monolítica, aún con todas las triquiñuelas del gobierno, el decreto de un fraude por parte del oficialismo, ha podido ser un detonante de la lucha de calle por quienes aramos a favor del cambio y el progreso.

A pesar de la diferencia política táctica con Voluntad Popular en las actuales cirscunstancias que vive nuestra patria, quiero expresar mi agradecimiento por el apoyo de Leopoldo López, Carlos Vecchio, Freddy Guevara, Roberto Marrero, Lester Toledo, Gustavo Velásquez, Marcela Maspero,  Samuel Olarte, David Smolansky, Alejandro Plaz, Roland Carreño, Johan Merchán, Emilio Grateron, Celia Fernández, Yon Goicoechea, José Antonio Alvarado, José Abreu, Juan Carlos Sandoval. Agraceder igualmente a mis colegas diputados a la Asamblea Nacional  Luis Florido,  Juan Guaido, Armando Armas, Adriana Pichardo, Olivia Lozano, Sergio Vergara, Ramón Flores, Yanet Fermín, Juan Andrés Mejía, Ismael León, Franco Cacerta, Winston Flores, Freddy Superlano, Gaby Arellano, Ismael García, Luis Stefanelli, Rafael Veloz,   Tamara Adrian, Rosmit Montilla, Marcos Aurelio Quiñones, Manuela Bolívar, Francisco Sucre, Gilmar  Márquez, Karin Salanova, Gilberto Sojo, Gilber Caro, Tony Geara, Ángel Álvarez, Guillermo Luces,  Lawrence Castro, Ricardo Aponte, Desiree Barboza, Alejandra Peña y Soledad Ybarra. Así mismo dar gracias por el inmenso respaldo en el Estado Sucre a Juan Rodríguez, Jesús Malave, Eleazar Armas, Rafael Yeguez, Luis Octavio Acuña, Jadder Rengel, Piero Ballatore, José Jesús Córdova, Freddy Mata, Nowikof Cedeño, Mario Fagiolo, Andreina Feder, Eduardo Roque Padre y Eduardo Roque Hijo y Yonny Galindo.

Mantengo y espero seguir manteniendo, excelentes relaciones de respeto, amistad y cordialidad con estos dirigentes nacionales, regionales así como los municipales y parroquiales. Seguramente nos conseguiremos trabajando juntos en el fragor de la lucha por la libertad de los presos políticos, la apertura de un canal humanitario de alimentos y medicinas para los venezolanos, el respeto a la Asamblea nacional y elecciones realmente libres y el rechazo a la persecución e inhabilitación de dirigentes políticos de la disidencia y por el cambio político, social y económico del país.

Es auténtico:

José Gregorio «Goyo» Noriega Figueroa
Diputado a la Asamblea Nacional de Venezuela