Artículo escrito en exclusiva para PuntodeCorte.com

Por: Javier Vivas Santana

@jvivassantana

Es curioso. Pero cada vez que Nicolás Maduro tiene que hacer, según él, un anuncio importante para el país, como el día en que anunció su “plan económico”, o tiene que hacer presencia en algún acto de gobierno, como el aniversario de la Guardia Nacional – en el cual fue objeto de un “atentado” -, al cual asisten representantes de todos los poderes e instituciones, Diosdado Cabello, como máximo representante de la “supraconstitucional constituyente”, nunca muestra su presencia. Es más, siendo militar retirado, ni siquiera asistió al evento de uno de los componentes de la Fuerza Armada.

Tales situaciones lo que revelan es la fractura que existe en la llamada coalición dominante aunque en la praxis intenten demostrar lo contrario. De hecho, cuando Maduro nos habló de su “reconversión monetaria” y pedía el apoyo de todo el pueblo, no sólo Diosdado Cabello brillaba por su ausencia, sino hasta su hermano quien es responsable del órgano de la recaudación de impuestos en el país, tampoco estaba ese día en Miraflores. ¿Cómo es eso de que Maduro nos habla de las medidas para supuestamente sacar a Venezuela de la crisis, y tan importantes instituciones del Estado, como la “constituyente” o el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria no tenían allí su representación oficial? La respuesta es sencilla. Si Diosdado Cabello no asiste a los actos en los cuales se encuentra Maduro, pues su hermano también estará ausente.

Lo relevante de todo esto, es que volviendo al supuesto “atentado”, pudiéramos comenzar a preguntarnos ¿Dónde estaba Cabello? Y si es precisamente el presidente de la “constituyente” quien además controla el llamado Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), ¿Cómo es eso de que éste no fue informado de que Maduro pudo haber sido objeto de un atentado? ¿O lo sabía Cabello, y desestimó tales informaciones – si las recibió del Sebin – y no consideró oportuno informarlas a Maduro?  ¿O efectivamente estaba informado, y esa fue otra razón por la cual se justifica su ausencia el día del supuesto atentado? ¿O será que el Sebin es un órgano inútil para detectar las supuestas desestabilizaciones políticas o contra el Estado, y sólo funciona para reprimir y detener adversarios ideológicos?

¡Total! Lo único cierto es que Cabello no estaba en el sitio en donde hubo un hecho de transcendencia contra Maduro, y más aún, ni siquiera se manifestó de inmediato condenando el hecho, cuando menos a través de los medios públicos o privados, lo que es deja muchas suspicacias en el ambiente sobre cuál era el paradero del presidente de la “constituyente” durante esas horas.

¿O será que no podemos descartar que los propios órganos de inteligencia, sí les han informado tanto a Maduro como Cabello que sus vidas corren peligro en cualquier instancia de desplazamiento o reunión política, y les han recomendado que sólo estén juntos cuando sea estrictamente necesario? Si esto es así, pues ambos son unos tremendos irresponsables al no informar al país sobre una situación de esta gravedad política. Pero si esa no es la razón, no hay que tener dudas que la fractura en la cúpula madurista, y concretamente entre los autodenominados “hijos de Chávez” es cada vez más evidente porque no hay excusas para que durante los eventos de máxima transcendencia para el gobierno, tanto Diosdado Cabello como su hermano sólo brillen por sus ausencias.

El “atentado” contra Maduro también reveló el ridículo que hicieron las tropas de la Fuerza Armada, cuando al escuchar las explosiones corrieron desordenadamente tumbando lo que encontraban a su paso, mientras Maduro era cubierto por unos protectores anti-balas cuando se había generado una explosión, lo que se convierte en un poco extraña esa acción, cuando lo más racional era llevarlo hasta un sitio de máxima protección, que también dejó en evidencia que no existía un espacio con tales características, cuando menos cerca de la tarima presidencial. ¿Y por qué nadie ha hablado sobre esas deficiencias logísticas en cuanto a la preservación de la vida del presidente? La verdad todo eso es muy, pero muy contradictorio.

Que Nicolás Maduro ni Cabello se encuentren juntos en la mayoría de los actos de Estado y políticos, al punto que el presidente de la “constituyente” queda sin luz en las reuniones del partido oficialista, e irónicamente el presidente de la República habla de que se generan “trifulcas” ante tales situaciones, nos sigue demostrando que entre el léxico, la semántica, la sintaxis y la afasia que debería vincular a los dos “hijos de Chávez”, lo que se genera es una clara infidelidad política entre lo que hablan o deciden hacer silencio. El tiempo seguirá su curso y no tengo dudas, que nos despejará muchas interrogantes entre la (des)unión entre Maduro y Cabello.

Puede leer otras publicaciones de Javier Vivas Santana haciendo clic aquí


Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram