Brasilia, 6 de abril de 2018.-/ Lula da Silva, expresidente de Brasil decidió recluirse en la sede del sindicato metalúrgico, para desde allí resistir a la orden de arresto girada en su contra la cual debe hacerse efectiva el viernes 6 por la tarde, luego de perder el fallo ante el Tribunal Supremo de ese país, el pasado miércoles.

El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, a horas de su ingreso a prisión, se recluyó la noche de este jueves en la sede del sindicato metalúrgico en Sao Bernardo do Campo, donde se forjó como dirigente, acompañado por Dilma Rousseff y otros miembros del Partido de los Trabajadores (PT).

Lula, que pasó buena parte del día en el instituto que lleva su nombre, en Sao Paulo, se trasladó a la sede del sindicato tras conocer la decisión del juez Sergio Moro, que ordenó su ingreso en prisión en un plazo que expira mañana viernes.
El ex mandatario está acompañado por su sucesora, la ex presidenta Dilma Rousseff, y varios dirigentes del PT, que han convocado un acto en ese mismo sindicato para hoy mismo, en respaldo a su líder.

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva presentó un nuevo recurso de «habeas corpus» ante la segunda corte del país para intentar evitar ir este viernes a prisión por una condena por corrupción, según el texto citado por medios locales.

La defensa de Lula envió el «habeas corpus» al Superior Tribunal de Justicia (STJ) en la noche del jueves, horas después de que el juez de «Lava Jato» Sérgio Moro ordenase la entrada en prisión del ex mandatario como tarde a las 17:00 horas de este viernes.

Con información de: La Tercera y El Clarin

Foto tomada de: ElTiempo.com