Caracas, 28 de julio de 2018.

Por: Saverio Vivas.

@SaverioVivas

Un problema muy común en la comunicación entre las personas, es el uso innecesario de adornos lingüísticos que entorpecen la transmisión sencilla del mensaje. Los que usan este método de oratoria, suelen ser: Personas que desean aparentar más inteligencia o estatus, para ocultar complejos o limitaciones intelectuales mediante el uso de palabras sofisticadas; O (en el mejor de los casos) simplemente personas que no saben cómo expresar lo que piensan.

Cualquiera que sea la razón por la que se usa ese método de oratoria (inventado en la antigua Grecia por los políticos atenienses para manipular a los ciudadanos), es necesario entender que no es la mejor forma de comunicar ideas.

En política, saber comunicar una idea de manera clara y sencilla, es fundamental. Los asesores políticos norteamericanos, suelen usar la frase, «Not bullshit» para recomendar a sus clientes que eviten esa mala costumbre. Donald Trump (por ejemplo) es un comunicador claro y sencillo. Si Trump hablará en español, sonaría un poco como Tarzán: «Maduro es un tipo malo. Estados Unidos no quiere a Maduro. Nunca jamás vuelva amenazar a EEUU, o sufrirá las consecuencias.»

Cuando hablo de este tema en charlas sobre oratoria, suelo poner como ejemplo negativo a ciertos economistas famosos, que dan una entrevista de una hora para hablar sobre un tema económico, y al final nadie entiende que rayos quisieron decir (salvo algún otro economista). Es como si el entrevistado hubiera dado la entrevista solo para expertos. Y en esos términos, era mejor que el entrevistado les hablara por teléfono, en vez de fastidiar a la audiencia con la tarea de intentar descifrar que dijo este mal orador.

Para evitar estos problemas de comunicación, yo recomiendo a mis alumnos que hagan lo siguiente (antes de siquiera pensar en abrir la boca):

1.- Aclare sus ideas. Pregúntese usted mismo “¿Qué quiero decir?” y a continuación dígalo sin adornos, como si le estuviera hablando a su mejor amigo(a) en una parrilla. Repítalo de ser necesario. Incluya las groserías y palabras inapropiadas que suele usar cotidianamente para hablar. ¡Suéltese! Hable con naturalidad.

2. – Dele un título a su mensaje. Si ya tiene claro de que va hablar, debería ud ser capaz de ponerle un título sencillo a su exposición. Si aún no lo consigue fácilmente, probablemente es, porque ud hablará de varias cosas. Entonces debe volver al paso anterior, para aclarar cada tema, y buscar la manera en que los va a conectar unos con otros. Luego de hacer eso, usted será capaz de ver fácilmente el título general de su exposición, y habrá cumplido con el paso 2.

3.- Intente dar su mensaje en 15 segundos. Cumplido los pasos 1 y 2, ya usted tendrá claridad y confianza en su capacidad para exponer el mensaje. Entonces exponga su idea en 15 segundos, sin decir las groserías o palabras inapropiadas que pudo haber usado en el paso 1. Repítalo varias veces, y ¡listo! A estas alturas, usted estará preparado para hablar del tema de manera sencilla, clara, coherente, y concisa. Si su mensaje inicial (esos primeros 15 segundos) es claro y sencillo, ud tendrá muchas posibilidades de atrapar la atención del oyente, que interesado querrá oírle desarrollar el tema.

4.- Dele brillo humano a su mensaje. Cuando ya domine los pasos anteriores, para finalizar arregle su exposición como si fuera una foto en Instagram. Póngale entonación a su voz, matices emotivos, intente hacer gestos con las manos, verifique gestos adecuados que le permitan robarse el show.

Una última recomendación (especial para políticos): No intente hablar como Rómulo Betancourt, ni como Caldera, ni como Leopoldo Lopez, ni como Chavez, ni como Ledezma… La gente real no habla así. Usted no le dice a su vecino “Coooopañerooooo de comunidaaaad. Hooooy… Estoy aquí… Con usted… Haciendo acto de presencia… Física, mental, y espacial… Para solicitarle esta tarde bella… Radiante… Brillante… Que me salude… Si su merced me dispensa el favor… La cortesía…” Ah, y tampoco cierre su exposición pegando gritos. ¡Por favor libre al país de ese estilo de oratoria!.

Gracias por reír un poco.

(Opinión) «Xiomara Scott y la constituyente de Maduro». Por Saverio Vivas

Lea todas las publicaciones de Saverio Vivas haciendo clic aquí


              Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte         Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram