Caracas, 16 de marzo/.- En la madrugada de este viernes se produjo una fuga masiva de detenidos en Los Cocos, un calabozo policial ubicado en la isla de Margarita. 58 presos escaparon por un boquete que abrieron en un muro, informó una autoridad militar al diario El Sol de Margarita.

Cuatro de los reos evadidos en el centro de detención fueron recapturados en las horas siguientes, dijo el vicealmirante Jonny Vera, jefe de la zona operativa de Defensa Integral, al periódico local.

Los reos huyeron a través de un agujero de aproximadamente 60×40 centímetros que abrieron en una pared, precisó un comunicado de la ONG Una Ventana a la Libertad. Los calabozos en los cuales se produjo el escape dependen de la policía de Nueva Esparta.

Las autoridades difundieron fotos de los evadidos y señalaron que son sujetos de alta peligrosidad.

El hacinamiento en las cárceles de Venezuela obliga a los cuerpos de seguridad a utilizar como lugares de reclusión permanente los centros policiales, donde los detenidos no deberían pasar más de 48 horas por ley.

La ONG, que estima que la sobrepoblación en esas dependencias alcanza 400%, denunció que 65 personas (62 reclusos, un familiar y un policía) murieron en 2017 en choques por el control de los calabozos y por padecimientos asociados a la desnutrición y la tuberculosis.

La violencia en las cárceles es un hecho habitual, pese a que en 2011 el gobierno puso en marcha un plan para adecuar los penales a estándares internacionales y terminar con las rencillas entre grupos enemigos.

De acuerdo con el Observatorio Venezolano de Violencia, en 2017 se registraron en Venezuela alrededor de 26.000 muertes violentas, una tasa de 89 por cada 100.000 habitantes, 14 veces mayor que la media mundial.

 

Lea también en Punto de Corte: (+Informe) ONG Una Ventana a la Libertad: Hay 250,8% de hacinamiento en las cárceles venezolanas