Inicio Regionales Precauciones para no ser víctimas de estafas en los talleres mecánicos en Venezuela

Precauciones para no ser víctimas de estafas en los talleres mecánicos en Venezuela

Por Punto de Corte
636 Lecturas
Alertan para no ser víctima de estafas en los talleres mecánicos en Venezuela
@luis5carvajal / CNP 21.184
Cumaná, 09 de diciembre 2019.

“Hago un llamado de atención que a la ciudadanía de Cumaná y del país en general, para evitarles padecer la dolorosa experiencia de perder, total o parcialmente su vehículo o ser coaccionados a pagar sumas exageradas por presuntas o defectuosa reparaciones en talleres mecánicos.

Si bien es cierto que gran parte de los talleres ejercen su trabajo acogiéndose a la ética y responsabilidad técnica y empresarial, algunos no lo hacen así tal como se desprende por experiencia de un usuario, la cual relatamos a continuación.

La aseveración corresponde a Rafael Caldera González un ciudadano, pensionado de  la tercera edad,  quien desde hace tres años se ha empeñado en hacerle mantenimiento a su camioneta Caribe 442. Los elevados altos precios de los talleres formales, lo indujo a requerir los servicios especializados de conocido,  pero informales, en este caso, de latonería y pintura, donde, además de hacerle un mal trabajo, le rompieron dos ventanas laterales, las cuales tuvo que reponer y reinstalar a sus expensas, el latonero se negó a hacerlo sin ninguna compensación. De esta experiencia soy testigo y cronista, puesto que le acompañé en alguna oportunidad al trajín para conseguir e instalar dichas ventanas.

Dice González,  que tomó la decisión de llevar sus caros a un taller mecánico (también informal) en la salida hacia  Cumanacoa, pasando Puerto de la Madera para colocarle unos bujes. En esta ocasión, previendo inflación, también dejó un Corolla que poseía, para hacerle ajustes de tren delantero. Estando en Caracas, recibió una llamada del mecánico preguntándole cuando iría a retirar su vehículo respondiendo: este jueves. Al día siguiente, miércoles a la medianoche, vuelve a llamar para informarle que el Toyota fue robado. Pero sorpresa, no solo se llevaron el Corola, sino que a la Caribe le sustrajeron  los cinco (5) cauchos nuevos  y los rines.

“Tampoco en este caso se asumió responsabilidad alguna. Pero no terminó ahí la cosa sino que, después de reponer cauchos y rines no pudo prender el vehículo pues, en el taller, le habían sustraído  la bobina y, además, le cambiaron el alternador por un cascarón. Igualmente de esta experiencia fue testigo el cronista, también a él, le desvalijaron su vehículo en ese mismo taller”, agregó el profe Caldera.

 Lo más trágico de todo este testimonio, refirió para concluir el profesor, “es que cuando usted acude a las autoridades a realizar la denuncia; solicita los servicios profesionales de algún abogado para iniciar un juicio o sencillamente hacer justicia, todo que en un tinglado entre los policías, los fiscales; y se ha perdido el tiempo, sus bienes y si es se descuida hasta su propia vida física. Pasa formar parte de las victimas del síndrome de Estocolmo, legado del “Socialismo del Siglo XXI”.

Equipo de prensa de Punto de Corte – Corresponsalía región oriental

Lea también en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados