Bogotá, 6 de septiembre de 2019.- La elecciones municipales que se realizaran en Colombia en próximo 27 de octubre de 2019, están mostrando un tono que creímos había desaparecido con la firma de los acuerdos de paz. En menos de dos meses han sido asesinados 5 candidatos, uno esta secuestrado, y a la registraduria electoral no ha dejado de llegar denuncias de algún bando contra candidatos de otro, para que se les invalide la aspiración.

Hechos mortales

El domingo pasado, la candidata liberal a la Alcaldía de Suárez (Cauca), Karina García Sierra, fue asesinada junto con su mamá, Otilia García Sierra; el presidente de la junta de acción comunal de la vereda Las Brisas, Héctor González; la representante de la Mesa de Víctimas, Aidé Tróchez; el aspirante al Concejo de esa localidad, Yeison Obando, y Lavedis Gómez, seguidora de la aspirante.

En otras localidades, también han resultado asesinados cuatro candidatos a concejales; Un aspirante al consejo de Versalles (en Valle del Cauca); Otro al de Betania (en Antioquia); uno más al de San Jacinto del Cauca (en Bolívar); y otro aspirante al de Suárez (en Cauca); todos ellos representantes de los partidos Centro Democrático, Cambio Radical, La U, y Liberal, respectivamente.

El gobierno colombiano ha advertido que en algunas regiones las elecciones están en riesgo, y adelanta acciones para ocurra.

Amenazas a la orden del día

El asesinato de estos 5 candidatos de las elecciones en Colombia, ha opacado la ola de amenazas y demás hechos violentos que sufren otros aspirantes.

Dentro de los hechos violentos sin víctimas mortales, destaca el ataque al aspirante a la Asamblea departamental de Norte de Santander por la “Colombia Humana-UP”, Emiro del Carmen Ropero; conocido como el excomandante del frente 33 de las FARC, Rubén Zamora; quien sufrió una retención forzada y quema del vehículo donde se desplazaba, ademas del robo de los equipos de su esquema de seguridad. El ataque habría sudo ejecutado por disidencia de las FARC.

Y en el Chocó  por la Alcaldía del Alto Baudó, sigue secuestrado el candidato del partido liberal, Tulio Mosquera. En la Alcaldía de Ovejas (en Sucre), cuatro candidatos a alcaldes recibieron amenazas de un supuesto grupo de autodefensa. Así mismo, aspirantes al Concejo de Pereira y la Alcaldía de Cartagena, formalizaron denuncias de amenazas contra sus vidas.

Fuente: Misión de Observación Electoral (MOE)

Las batallas legales.

A los hechos violentos, se suman las denuncias de unos candidatos a otros por doble militancia, o no cumplimiento de las normas para ser candidato. Esta semana en Norte de Santander el ex-alcalde Donamaris Ramírez, que nuevamente aspira a la alcaldía de San José de Cúcuta, fue denunciado por presunto falso testimonio, fraude procesal, fraude al sufragante y elección ilícita de candidatos.

De la misma forma, el también candidato Iván Gelvez, por  Centro Democrático, está siendo acusado suscribir contratos con la alcaldía dentro de los 12 meses anteriores a la inscripción como candidato, lo que según las normas electorales colombianas lo inhabilita como aspirantes.

Bajar el tono

Mientras el gobierno nacional investiga los asesinatos y busca al aspirante secuestrado, los sectores políticos llaman a bajar el tono de la confrontación política en tribunales. Y en las calles los ciudadanos piden que se procure resolver las diferencias en el terreno electoral, y no por otros medios para tener unas elecciones tranquilas en Colombia.

Con información de Colprensa, el MOE, y la corresponsalía de PDC en Colombia

También puede leer en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Siguenos en TwitterFacebook Instagram