Caracas, 27 de junio de 2019.- Durante la primera Asamblea General de la OEA, las representaciones de los países miembros se pronunciaron con respecto a la situación política, social y económica por la que atraviesa Venezuela. Un tema que se convirtió en número uno en las intervenciones de la sesión.

Los Gobiernos de México, Uruguay, Bolivia y Nicaragua, Granada, Antigua y Barbuda, San Vicente de las Granadinas, Surinam, Dominica, Trinidad y Tobago, exigieron el desconocimiento a la delegación venezolana compuesta por los representantes de Juan Guaidó.

Durante su intervención, el ministro de Relaciones exteriores de Bolivia, Diego Pary, solicitó el retiro de la región de la Asamblea por estar en desacuerdo con la presencia de la representación de Venezuela designada por Juan Guaidó, ya que en años anteriores el régimen de Nicolás Maduro habría informado sobre su desligue de la misma.

Al igual que Bolivia, la representación de Paraguay, también se retiró de la sesión en rechazo a inclusión de enviados de Guaidó, pero aclaró que no se estaría retirando de la Organización.

«Quiero llamar la atención sobre el hecho que sobrevuela el episodio de la validez de las credenciales. Si se convalidan las credenciales (por las del enviado de Guaidó) se reconoce un nuevo gobierno de Venezuela y Uruguay eso no lo puede aceptar», dijo el embajador uruguayo, Ariel Bergamino.

Asimismo, la representante de México ante la OEA, expresó que su nación consideraba que las credenciales designadas a la delegación venezolana de Guaidó, no cumplían con los requisitos necesarios para poder ser una voz activa durante la Asamblea ya que no fueron concedidas por la «administración» de Maduro.

En cuanto a este punto, el Centro de Comunicaciones informó a través de su cuenta Twitter:

Lea en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram