Caracas 28 de junio de 2019. Sebastiana Barráez, periodista experta en el área militar, detalla en su artículo para Infobae, quiénes son, dónde están y qué hicieron los generales de la » nueva conspiración» denunciada recientemente por el régimen de Nicolás Maduro.

Sebastiana Barráez

Tareck William Saab, el Fiscal General de la República nombrado por la Asamblea Constituyente, le anunció al país que los militares investigados por la conspiración contra Nicolás Maduro son 14 oficiales, de los cuales siete son generales retirados, la mayoría de avanzada edad, uno de ellos con más de 10 años preso y tres fuera del país.

La explicación que el ministro de Comunicación Jorge Rodríguez le dio al país es que la oposición planeaba entre el 23 y 24 de junio tomar la base militar aérea La Carlota en Caracas, liberar al general Raúl Baduel de la sede del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia), llevarlo hasta las instalaciones del canal del estado Venezolana de Televisión (VTV) y proclamarlo presidente de la república.

El que supuestamente sería el gran líder de la conspiración es el general en Jefe (Ej) Raúl Isaías Baduel, preso por los delitos militares de Traición a la Patria e Instigación a la Rebelión, y quien tiene casi dos meses que fue sacado del Sebin y colocado a órdenes de la Dgcim (Dirección de Contrainteligencia Militar), sin que se sepa dónde está ni en qué condiciones.

El general retirado de la Aviación Eduardo José Báez Torrealba, quien sería alias «Mariscal», vive desde hace nueve años en República Dominicana y hace un año denunció que oficiales comprometidos con Nicolás Maduro estaban en ese país para secuestrarlo y/o asesinarlo.

Agregó Báez que los cuerpos de Inteligencia de Hugo Chávez y luego de Maduro «nunca han olvidado mi nombre, me involucran en el año 2008 en un posible golpe de Estado, y posteriormente me involucran en una intentona de muerte en 2014, 2015, 2017. En todo lo que suceda allá mi nombre aparece sin yo haber hecho nada pero es que ellos tienen mi nombre allá, imagino, en la lista de inteligencia».

El tercer general de la lista es Antonio Rivero, quien siendo militante del partido Voluntad Popular, fue detenido el 27 de abril de 2013 luego de que el gobierno difundiera un video en el que estaría organizando a unos estudiantes para protestar, después de las elecciones del 14 de abril. Huyó de Venezuela en 2014 y vive en Estados Unidos, desde donde ha llevado una intensa actividad contra el gobierno de Nicolás Maduro.

En cuanto a las acusaciones del ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, le respondió: «Estos señalamientos (de Jorge Rodríguez) no dejan ver más que el cumplimiento del accionar de nuestra responsabilidad. Allí hay verdades. Nos reunimos e intentamos hacer posible el cumplimiento de nuestro poder para acabar con la tiranía que mantiene el país en destrucción», aseveró el general retirado.

Ramón Antonio Lozada Saavedra es un general de Brigada de la Guardia Nacional y siempre es incluido en la lista de todas las conspiraciones de las que se sospecha en el país. Quizá la razón es su estrecha relación de amistad con el general en Jefe Raúl Isaías Baduel.

La primera vez que el nombre del general Lozada se oyó con insistencia en el país fue cuando un grupo de supuestos funcionarios lo secuestraron, lo torturaron brutalmente y luego lo entregaron a un grupo de la guerrilla colombiana en Apure, mientras se le curaban las heridas, como en efecto sucedió. Los guerrilleros lo dejaron meses después a orilla de la carretera, pero cerca de un lugar poblado.

Tiempo después, el oficial fue imputado y detenido, atravesando por una situación de máxima crueldad en lo que al trato se refiere, hasta que por razones humanitarias le asignan casa por cárcel. Luego fue detenido en su casa en Barinas, hace unos días.

El ex jefe del SEBIN, Manuel Ricardo Cristopher Figuera, es otro de los investigados, según revelo el Fiscal. Ese oficial, después del 30A, estuvo dos meses en Bogotá, desde donde salió para Estados Unidos, escoltado por funcionarios de inteligencia norteamericana.

En el caso de Rafael Huizi Clavier, es un vicealmirante retirado, quien preside el Frente Institucional Militar (FIM) y quien ha asumido una posición bastante frontal contra la revolución bolivariana.

El último de los generales mencionados es el mayor general Clíver Alcalá Cordones, quien tiene casi dos años fuera del país. Es uno de los considerados febreristas (llamados así por el intento de golpe de Estado de Chávez del 4 de febrero 1992) de originarios de la revolución.

Barráez detalla que entre los demás militares está el alférez Carlos David Guillén, que se fue de baja estando en la Academia pero ha mantenido estrecho contacto con la institución castrense. El mayor retirado Pedro Caraballo, el Capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo.

Está además un comisario de la DGCIM y un hijo del general Baduel, Josnar Baduel Oyoque.

A todos los de esa lista los imputarán de terrorismo, conspiración, homicidio frustrado, traición a la patria y asociación para delinquir.

Lea también en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Siguenos en TwitterFacebook Instagram